Saltillenses dejan trabajo y familia para ayudar en Morelos

Los 5 rescatistas no sabían a qué se enfrentarían y llegar a la Ciudad de México no les fue fácil. Recorrieron más de 12 horas de carretera durante la noche.
Familiares recibieron a los rescatistas que llegaron a casa.
Familiares recibieron a los rescatistas que llegaron a casa. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Luego de cuatro días de ayudar a las familias damnificadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre, en el estado de Morelos, cinco coahuilenses regresaron a casa para recuperarse y posiblemente regresar a seguir ayudando.

Bernardo Valero Luna, Jesús Amaro, Jesús Domínguez, Jorge Cardona y Enrique Escandón Martínez, dejaron familia y trabajo con la intensión de colaborar.

Al enterarse por los diferentes medios de comunicación de lo que ocurría en la Ciudad de México y al requerirse toda la ayuda posible, Escandón convocó por redes sociales a quienes quisieran acompañarlo, él estaba dispuesto a pagar los gastos de transporte en su camioneta.

Analizan la posibilidad de regresar en los próximos días pues algunos ya perdieron su trabajo y tienen el deseo de seguir ayudando.

No sabían a qué se enfrentarían y llegar a la Ciudad de México no les fue fácil. Recorrieron más de 12 horas de carretera durante la noche y en el Estado de México se toparon con el primer obstáculo, los Policías de Tránsito que les pidieron “mordida”, pues su vehículo no podía transitar pues no cuentan con las normas viales de aquella entidad.

Al no ir preparados con la indumentaria necesaria para sumarse a las acciones de rescate y retiro de escombros, no les permitieron integrarse a ninguno de los grupos de voluntarios en la capital del país, además la ayuda ya estaba sobrada por lo que decidieron viajar a Morelos.

En ese lugar se toparon con las autoridades estatales y municipales, quienes estaban desviando todos los camiones, camionetas, vehículos o tracto camiones que llevaban vivieres a bodegas del sistema DIF.

Decidieron quitar de la camioneta una manta que habían hecho en la que manifestaban que llevaban agua y alimentos no perecederos, entre otros artículos, para pasar los retenes policiales y que no les quitaran lo que lograron juntar en Saltillo.

Contactaron a algunas personas de Morelos para poder canalizar la ayuda a gente afectada por los sismos, retiraron escombro y convivieron con familias de escasos recursos en Ocoxaltepec, quienes les hicieron saber que en ese lugar no estaba llegando nadie.

Afortunadamente, nada los desanimó y el haber tomado la decisión de viajar para ayudar a los damnificados les deja una gran satisfacción, pues saben lo que es no tener un lugar donde dormir o que comer.



crc