1500 comidas diarias reparten voluntarios en el Antiguo Hospital Civil

Para apoyar labor altruista hoy se inauguró comedor para 80 personas. 
El comedor se alza a un costado de la explanada de la torre del viejo hospital por la calle Coronel Calderón
El comedor se alza a un costado de la explanada de la torre del viejo hospital por la calle Coronel Calderón (Maricarmen Rello)

Guadalajara

Cada día gracias a la aportación de grupos voluntarios se reparten hasta 1500 raciones de alimentos a familiares de enfermos que se atienden en el Antiguo Hospital Civil de Guadalajara (HCG) y en apoyo a esta labor altruista que se realiza desde hace treinta años, hoy se inauguró el comedor "Fray Antonio Alcalde".

El comedor se alza a un costado de la explanada de la torre del viejo hospital por la calle Coronel Calderón y estará en servicio los siete días de la semana.

"A lo largo de todos estos años esta actividad se había desarrollado en lugares improvisados, en una explanada, en un patio, se ponían mesas y las personas en la intemperie, a veces con lluvia, a veces con frío, pero bueno tenían un alimento calientito, y nos pareció en el hospital importante poder contribuir como institución con este grupo de voluntarios y hoy tenemos la inauguración de ese primer comedor", indicó el director general del HCG, Héctor Raúl Pérez Gómez.

Actualmente 116 grupos voluntarios donan alimentos a las dos unidades hospitalarias y se organizan para servir desayuno, comida y cena; lo que ahora podrán llevar a cabo en un espacio digno de 110 metros cuadrados, con capacidad para 80 personas y donde se prevé beneficiar a un total de 500 en las tres comidas.

El comedor tiene estufa para calentar alimentos y en próximos días instalarán la cámara de refrigeración.

Para el funcionamiento del mismo se contará con la coordinación de la jefatura de Trabajo Social y las viandas seguirán siendo servidas por los voluntarios.

Lilia Fabiola Palafox fue una de las primeras beneficiadas, a quienes esta mañana sirvieron tamales y atole de vainilla.  Ella espera que su padre, quien sufrió un preinfarto tenga lugar para ser hospitalizado.

"El comedor está muy bonito, muy limpio", dijo y lo considera un gran apoyo.