Abren puerta a ajustes al Reglamento de Tránsito

Víctor Fuentes, alcalde de San Nicolás, dijo que tomarían en cuenta las propuestas razonables para poder incluirlas en algún ajuste al reglamento.

Monterrey

El alcalde de San Nicolás, Víctor Fuentes Solís, dejó abierta la puerta a cualquier ajuste o afine razonable al recién homologado Reglamento de Vialidad y Tránsito metropolitano.

Después de que se dejó un artículo transitorio dentro de la aprobación del reglamento para entrar en vigor en tres meses, el munícipe nicolaíta se pronunció a favor de que pudiera insertarse apartados a la estandarización hecha a la norma vial.

Por ejemplo, existen ideas como la de regular que las mascotas estén protegidas por el cinturón de seguridad, o que se sancionen a los automovilistas que paralizan alguna avenida por conducir a más baja velocidad que la permitida o incluso multar a camiones que traen material fétido de animales que generan un foco de infección.

"Se hizo una homologación de políticas de sanciones, de recomendaciones y observaciones en el área metropolitana.

"Pero hay cosas muy rutinarias como las mascotas, es un ser vivo y tiene que ir protegido por el cinturón, platíquenlo con las agrupaciones defensoras de animales, hay mucho material", dijo.

El alcalde dio otros ejemplos de posibles sanciones, como cuando algún vehículo va manejando de otra forma a la que se establece vinculada a la velocidad, por lo que afecta la afluencia vial.

"Hay veces que vamos circulando y está paralizada la vialidad, porque vas tú por alguna avenida como Gonzalitos, Universidad, Barragán y Constitución donde la velocidad es un promedio de 60 a 80 kilómetros por hora y de repente resulta que hay gente que va a 20 o 30 kilómetros por hora.

"Y empiezan a decir: 'Oye, van bien lentos, ¿por qué no los sancionan?' y tienen razón, a esa gente hay que preguntarle si se le sanciona, por ir a una circulación de alta velocidad y va a menor circulación", comentó Fuentes Solís.

Por ello, agregó el munícipe, la puerta está abierta a propuestas razonables para poder incluirlas en algún ajuste al Reglamento de Tránsito.

"O que va un camión con desechos de unos de los rastros municipales, que no va bien sellada la carga o ni con la protección que se requiere, y que tú vayas atrás, va oliendo horriblemente, y la gente se queja: 'Oye, cómo pueden permitir que lleve los huesos, los esqueletos, la carne y los cueros ahí de fuera, lleno de moscas', y a lo mejor con cierto material podrido, si hubieran comentarios sensatos y razonables al respecto siempre habrá disposición de escucharlos", indicó.