Marchan contra reforma privatizadora del sector salud

Más de 300 trabajadores partieron desde la Plaza de Armas de Torreón con rumbo a la explanada de la Presidencia Municipal, en respuesta a la convocatoria nacional.

Torreón, Coahuila

Más de 300 trabajadores del sector salud, a quienes se sumaron otros de la educación, marcharon esta tarde en Torreón. Se reunieron en la Plaza de Armas y cerca de las 17:30 horas salieron con rumbo a la Plaza Mayor.

La doctora Velia Soto, trabajadora del IMSS, informó que la convocatoria fue a nivel nacional para defender a la salud.

"Como ustedes saben, se han enterado en los medios, que la salud como lo dijo el Legislativo ya está privatizada. No es un rumor, no es algo que vaya a pasar en unos años, es algo que se viene preparando desde el 2005", señaló.

Se sabe que el sistema de salud se ha ido desmantelando poco a poco. Con frecuencia las consultas en instituciones del sector salud público se difieren meses, las consultas en especialidades durante más tiempo, las cirugías tardan años en ser otorgadas.

La falta de personal médico, de enfermeras, de hospitales, también es aparente y todo perjudica a la ya mermada salud de la población nacional.

"Aún así funcionaba. El ISSSTE atiende a más de 15 millones de personas en el país, el IMSS entre 70 y 80 millones de derechohabientes. En la Secretaría de Salud se paga algo, pero no son los costos que el gobierno quiere cobrar", señaló la experta.

Por ejemplo, hace unas tres semanas se les retiró la insulina a los pacientes diabéticos, esto representa un gasto de 800 pesos por un frasco de la medicación para 20 días.

Citó a la revista "Forbes" donde mencionan que hay dos grandes negocios en México para hacer millonarios a los ricos: el petróleo y las aseguradoras.

La sesión de hemodiálisis para quienes padecen del riñón, cuesta cerca de tres mil 500 pesos. Esto sin incluir medicamento, plaquetas, maquinaria y personal calificado. En promedio, la hemodiálisis tendría un costo mensual de casi 300 mil pesos. Para sobrevivir.

"El Seguro Social ya subrogó siete millones de sesiones de hemodiálisis a empresas privadas. Es muy claro para nosotros que tenemos mucho tiempo en este movimiento, que esto ya no da para más".

Citó a la revista "Forbes" donde mencionan que hay dos grandes negocios en México para hacer millonarios a los ricos: el petróleo y las aseguradoras, pues con el salario del mexicano de 67 pesos diarios, no será posible atender ningún tipo de enfermedad para un obrero y se tendrá que recurrir a una aseguradora.

"Mucho menos un tratamiento de Sida que cuesta 20 o 30 mil pesos al mes. Urge que defendamos esto, no podemos dejar pasar la reforma, porque se viene un genocidio del que ya advertimos al Papa Francisco I".

No ha contestado, pero el llamado al clero es para que este genocidio, esta matanza de gente sin recursos no suceda.

A pesar de que los trabajadores han sido muchas veces vilipendiados y que se piensa que a veces no quieren atender a los pacientes, ellos decidieron salir a las calles.

"Con mucho valor, porque hay 50 mil sancionados y rescindidos dentro del IMSS. Podemos incluso perder a la gente que venimos aquí del sector salud, nos puede pasar lo mismo y no es justo", señaló la doctora Soto.

El no fue rotundo a la privatización del sistema de salud, que por cierto, costó muchísimo establecer. Cabe destacar que en ocasiones los pacientes ni siquiera tienen recursos para poder trasladarse a sus consultas o lo hacen con sacrificios.

Ya en la Plaza Mayor se habló a la sociedad sobre este tema, en un mitin en el que las pancartas de colores fluorescentes brillaron, en contraste con la opaca manera de operar de quienes no necesitan estos servicios para poder sobrevivir.