"Hubieran hecho esto en la noche, no que en pleno día"

Las obras de reencarpetado del bulevar Adolfo López Mateos causaron malestar entre los conductores, debido a que se ocasionó un trafico y cuellos de botella.
Las obras de reecarpetado del bulevar Adolfo López Mateos iniciaron el día de ayer
Las obras de reecarpetado del bulevar Adolfo López Mateos iniciaron el día de ayer (Jesús Jiménez)

Ciudad Madero

Caos vial y congestionamiento fue lo que provocó el inicio de los trabajos de remozamiento del bulevar "Adolfo López Mateos" en Ciudad Madero, debido a que las labores causaron sorpresa en los automovilistas a pesar de que se dio aviso previo por parte del municipio.

Una gran máquina simétrica llegó a la intersección del bulevar Adolfo López Mateos y la avenida Ejército Mexicano después del medio día, cerraron el paso del bulevar y con ello iniciaron los trabajos del reencarpetado del carril de norte a sur.

Se colocaron vallas y personal de ingeniería que desviaron el tránsito del bulevar hacia la ruta alterna, que fue Ejército Mexicano y calle Rosalio Bustamante, para reincorporarse al López Mateos por la Prolongación Jalisco, en donde está una gasolinera.

Sin embargo debido a lo importante de la avenida y a pesar del operativo de tránsito que se preparó, se generó congestionamiento y un fuerte tráfico, sobre todo en la avenida Ejército Mexicano, en la cual la circulación se alentó a tal grado de que los automovilistas se comenzaron a desesperar, lo cual evidenció el molesto sonido del claxon.

Aunado al tráfico atípico en la ciudad se sumó el desconcierto de los automovilistas. Los ejemplos de que los trabajos, los cuales durarán de tres a cuatro días en una primera etapa de cuatro, se hicieron ver de inmediato.

Raúl Gómez, que es chofer de la ruta Águila-Diamante, que va desde Ciudad Madero hasta la colonia Echeverría, en Tampico, por la avenida Hidalgo, al no saber qué hacer y cuáles eran las zonas transitables tuvo que dejar al pasaje muy lejos de su destino.

Y es que la ruta va del Centro de Madero hasta la avenida Hidalgo, pero tiene que bajar por la calle Haití, que conecta con el bulevar Adolfo López Mateos, en donde tiene que hacer una desviación a la izquierda, pero al estar cerrado el bulevar por la obra tuvo que dejar a una señora que le pidió bajada en la clínica del Seguro Social hasta la calle Rosalio Bustamante, a unas cinco o seis cuadras de su destino.

"Hubieron hecho esto en la noche... a quién se le ocurre hacer esto en pleno día" gritó el conductor del transporte público por la ventana del coche, quien moviendo la cabeza y golpeando el volante se quedó atrapado por unos minutos en el tráfico provocado por las maniobras de reencarpetado, las cuales le van a costar al municipio más de un millón 400 mil pesos.

En otro caso, un autobús de la ruta Madero-Tancol que en la ruta tiene trazado un recorrido por el bulevar a la altura del Instituto Mexicano del Seguro Social, al ver que el acceso estaba bloqueado y que no había otra cosa que hacer, se brincó el camellón y se dirigió al centro de Ciudad Madero.

El recorrido realizado por MILENIO Tamaulipas evidenció que la ciudadanía no está preparada para la realización de este tipo de obras en las principales avenidas, sobre todo que la gente no se entera a pesar de los anuncios que dio el municipio.

Dicha obra es la primera de cuatro que se realizarán en el bulevar Adolfo López Mateos, desde Ejército Mexicano hasta la calle 16 de Septiembre, y que quedarán concluidas a finales de diciembre de este año.