Se reduce número de ambulancias "patito"

En febrero de 2012, gracias a una estrategia institucional en la que participaron las secretarías de Salud, de Seguridad Pública y de Transporte capitalinas, disminuyeron estas unidades que ...
Las unidades son remitidas a los depósitos vehiculares.
Las unidades son remitidas a los depósitos vehiculares. (Saúl López/Cuartoscuro)

México

El número de ambulancias irregulares —llamadas patito— que circulan en el DF, se redujo drásticamente gracias a una estrategia institucional que comenzó en febrero de 2012 y en la que participaron las secretarías de Salud, Seguridad Pública y Transporte capitalinas. La decisión fue tomada cuando el número de pacientes mal atendidos por estas pseudoambulancias creció; pero también recibieron reportes de cobros indebidos que realizaban por traslados a hospitales privados.

Cada dependencia definió su área de competencia: Salud certificaría aquellas unidades que cumplan con todos los requisitos legales; Setravi, entregaría la nueva placa correspondiente, y Seguridad Pública sacaría de circulación aquellas unidades apócrifas que violaron el reglamento de transporte metropolitano.

“El año pasado remitimos 173 a los diferentes corralones, este año van 80. Son camionetas particulares con adaptaciones de torreta, sirenas, estrobos, que daban servicio irregular en la ciudad al simular ser ambulancias”, explica Martín Manzo, subsecretario de control de tránsito de la SSP-DF.

La mayoría de éstas, precisa, fueron encontradas mal estacionadas, haciendo base sobre camellones, banquetas o bien circulando en carriles del Metrobús.

La Agencia de Protección Sanitaria adscrita a la Secretaría de Salud capitalina, detectó otras anomalías graves como “paramédicos” sin preparación o entrenamiento a medias.

Su titular, doctor Juan José Trujillo, explica que estas personas vivían de pedir dinero boteando con un casco en los principales cruceros de la ciudad e incluso, a bordo del transporte público. De ahí que la oportunidad fue aprovechada para pedir que el personal de ambulancia acreditara su tipo y nivel de entrenamiento; pero muchos no lo presentaron.

DEPURACIÓN GENERAL

Ya en el corralón la depuración de ambulancias irregulares prosiguió cuando la Secretaría de Transporte  encontró que algunos vehículos no existían en su padrón, carecían de registro o eran autos chocolate. Quienes acreditaron su propiedad legal y pagaron las multas correspondientes, lo recuperaron bajo una advertencia: no podrían  brindar servicios de atención prehospitalaria sin obtener el registro correspondiente. Hubo quienes optaron por abandonarlos para transformarse en chatarra porque les es más fácil adquirir otro igual.

Las placas autorizadas para uso de ambulancia tienen tres características: el logotipo de la estrella de la vida, un número de tres dígitos asignado por las autoridades y la palabra “ambulan-cia” en color rojo. Es entregada por la Setravi solo si el interesado aprobó una certificación que emite la Agencia de Protección Sanitaria en apego a la Norma 237. Elizabeth Toxqui, directora de Servicios de Salud de la agencia, explica el procedimiento.

“Primero realizamos un dictamen del vehículo, si es favorable en cuanto a tamaño y equipo de atención abordo (entre otros) entonces obtendrán la certificación. Es como un acta de nacimiento con los datos de la ambulancia, se elabora con papel seguridad y tiene siete candados que evitan su falsificación. Debe llevarse siempre junto a una calcomanía que se coloca en el parabrisas”, precisa.

En dos años hubo resultados positivos. El primero fue un efecto cucaracha, pues aunque el número de ambulancias patito siempre fue una cifra negra, hoy día es raro verlas circular por las vías rápidas de la ciudad. Las autoridades afirman que ya no operan en el DF porque emigraron al Estado de México y área metropolitana, “puede ser que no traen placas, los logos son apócrifos, las cromáticas de la institución no lo son o andan circulando de forma irregular” enlista Martín Manzo.

El segundo efecto fue numérico: 728 ambulancias solicitaron su verificación sanitaria y de éstas solo 586 obtuvieron resultado favorable, mientras que el resto se encuentra en proceso. “Aquí no se da ninguna autorización a una ambulancia que no cubre los requisitos, por eso ya no hemos tenido reportes de pacientes mal atendidos por unidades irregulares” precisa el doctor Trujillo.

LAS RESTANTES

MILENIO realizó un recorrido en el depósito vehicular Fuerte de Loreto, en Iztapalapa, donde constató la existencia de una ambulancia irregular, sin motor y con placas de transporte mercantil; la camioneta cuenta con torretas, focos y calcomanías agrietadas de tiempo atrás que simulan ser una ambulancia, aunque por dentro guarda la defensa de un automóvil.

En la misma demarcación, afuera del centro comercial Plaza Oriente, una ambulancia en buen estado de la empresa Si-Promedic espera estacionada la cobertura de cualquier servicio de urgencias. Pese a que sus placas son de transporte privado, con el número KZ090912 del Estado de México, opera en el DF violando la ley de tránsito. Cuestionado al respecto, el operador de la unidad, Emilio González, justificó: “Estamos bajo la norma, reglamentados y no hay ningún problema, aquí está la calcomanía que dice que ya estamos homologados por Setravi y el Politécnico Nacional, la empresa realiza en este momento los trámites correspondientes ante la Secretaría de Salud”. Consultada al respecto la Agencia de Protección Sanitaria, informó que Si-Promedic no está en el listado de empresas que esperan su verificación sanitaria.