No habrá recompensa por caso Maia, informa procurador

Javier Flores Saldívar dijo que la detención de los dueños de la empresa fue producto de una investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia con autoridades de Veracruz.
María Verónica González Garza y Francisco Javier Chávez Gutiérrez.
María Verónica González Garza y Francisco Javier Chávez Gutiérrez. (Especial)

Monterrey

La captura de los directivos de Maia Eventos no implica el pago de ninguna recompensa, pues la detención se logró en base a la investigación institucional de la Procuraduría General de Justicia del Estado, anunció el titular de la dependencia, Javier Flores Saldívar.

En entrevista telefónica, el funcionario aclaró que no existió ninguna denuncia que alertara sobre la ubicación de los dos detenidos, los esposos María Verónica González Garza y Francisco Javier Chávez, acusados de defraudar a unas 70 parejas con diversas cantidades.

"La verdad fue pura labor de inteligencia de las corporaciones nuestras, por lo que no hay ninguna obligación de pagar la recompensa. Teniendo aproximadamente ocho días de estar en la ciudad de Veracruz, sabíamos que se encontraban en esa ciudad, nos comunicamos con las autoridades y se logró la detención", dijo el procurador.

La pareja estaba prófuga desde hace casi un año, luego de que dejaron "vestidas y alborotadas" a unas 70 parejas a quienes les organizaban su boda. Sin embargo, de acuerdo a datos proporcionados por el procurador Flores Saldívar, en el Ministerio Público tienen 55 denuncias, pero sólo 17 han sido concluidas.

La pareja fue detenida en el estado de Veracruz, y este lunes rindió su declaración preparatoria dentro del proceso de vinculación, para que luego se abra el periodo de investigación y sean procesados por juicio oral.

"Falta un término para resolver la situación jurídica, en que se les tenga como vinculados o no, el juez ya decretó una prisión preventiva, esto quiere decir que no pueden obtener su libertad durante todo el juicio que se lleve a cabo".

Flores Saldívar mencionó que por tratarse de un delito de instancia de parte, los acusados pueden recuperar su libertad si llegan a un acuerdo satisfactorio con los querellantes.