Realizan operativo de advertencia a comerciantes

Inspectores de Desarrollo Urbano y Ecología de Monterrey acudieron a la avenida Pablo A. de la Garza para notificar a los vendedores de autopartes que deben retirarse de la vía pública.

Monterrey

Debido a la existencia de quejas sobre invasión de la vía pública por parte de comerciantes de refacciones y autopartes, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del municipio de Monterrey realizó un operativo de apercibimiento en la avenida Pablo A. de la Garza.

Esta acción, que se llevó a cabo alrededor de las 12:00, consistió en notificarles verbalmente y por escrito a los comerciantes que deben de retirar de banquetas y de la calle los artículos que tienen en venta.

"Sí, vinieron así rapidito, nada más nos dijeron a qué venían, que ya no podemos tener nada aquí afuera, o de lo contrario habrá consecuencias. Yo por lo pronto voy a decirle a mi patrón, porque yo no me mando solo, mi patrón anda comiendo y me quedo yo encargado.

"No creo que haya mayor problema por retirar las cosas, de hacernos más para adentro, pero ojalá que la cosa sea pareja, porque de lo contrario, nos veremos afectados en las ventas si nosotros cumplimos y los otros no, porque ya ve que hay gente que es muy terca y seguramente no van a hacer caso", comentó Guillermo Ortega, encargado de un negocio de llantas y accesorios.

El recorrido de inspectores de la Sedue inició en Madero y continuaron hacia el norte hasta el cruce con la calle Magnolia, donde alrededor de 100 comerciantes fueron notificados de que ya no pueden obstaculizar la vía pública, o de lo contrario, habría sanciones de hasta 200 cuotas.

Mediante un recorrido, se observó que las banquetas de Pablo A. de la Garza, además de los carriles derechos, son bloqueados diariamente por los comerciantes, quienes colocan rines, llantas, y accesorios de automóviles, además de separar espacios para estacionamiento con botes o bultos.

"Sí, está bien, pero que chequen que todos cumplan para que no haya bronca, porque si a unos sí los checan y a otros no, pues nunca van a acabar con el problema.

"No nos dijeron de multas o nada de eso, por lo pronto, pero ojalá que no nos multen, ya vamos a hacerles caso", comentó Juan Carlos Ibarra, propietario de un comercio de refacciones y partes usadas de automóvil.