Detectan 9 rastros clandestinos en Coahuila

La Secretaría de Salud de Coahuila informó que además se han verificado 70 establecimientos de comida en la región sureste para revisar la procedencia de la carne.
Archivo Milenio
En La Laguna se encontraron cuatro rastros clandestinos entre Francisco I Madero, Torreón y Matamoros. (Leticia Ánimas)
Roberto Ramírez, subsecretario de Regulación Sanitaria (Diana Martínez)

Saltillo, Coahuila

En Coahuila se han detectado nueve rastros clandestinos por los operativos que la Secretaría de Salud de Coahuila inició luego de que se detectara un rastro que comercializaba carne de caballo en Saltillo, informó Roberto Ramírez, subsecretario de Regulación Sanitaria, quien dijo que hasta el momento se han tomado muestras de los 23 rastros estatales para determinar de qué tipo de carne estaba disponiendo.

Además de revisar las condiciones de higiene en las que se trabaja y la calidad de la carne para evitar se utilicen animales que están próximos a morir o bien enfermos.

Así mismo se han verificado 70 establecimientos de comida en la región sureste para revisar la procedencia de la carne y evitar que se esté vendiendo carne de caballo por carne de res.

Invitaron a la ciudadanía a que ante cualquier sospecha de la procedencia de carne se denuncie ante la Secretaría de Salud.

Ya que cuando se detectó el primer rastro clandestino hace 15 días en Santo Domingo, a 10 kilómetros de Saltillo, se tuvo la sospecha por parte de las autoridades de que la carne de equino que ahí se tenia se iba a distribuir en la ciudad, sin embargo hasta el momento no se han detectado taquerías o restaurantes con este tipo de carne o bien que no se pueda comprobar la procedencia de este alimento.

En La Laguna se encontraron cuatro rastros clandestinos entre Francisco I Madero, Torreón y Matamoros, pero cabe mencionar que de los cinco rastros que fueron detectados, únicamente en el de Santo Domingo había carne de caballo.

"Nos hicieron una denuncia en Monclova de que habían encontrado unos cueros de gato, pero nosotros en los restaurantes que revisamos no encontramos indicios de esa carne", señaló el subsecretario de Regulación Sanitaria.

Si bien la carne de caballo no es dañina, lo peligroso de este tipo de comercialización es que se hace de forma clandestina, sin ninguna medida de limpieza, al contrario cuando se descubrieron los rastros se les encontró en muy malas condiciones higiénicas, por lo que invitaron a la ciudadanía a que ante cualquier sospecha de la procedencia de carne se denuncie ante la Secretaría de Salud.