Hay ocho rastros y son insuficientes: Copriseh

Ello ha provocado que la matanza de animales se dé en traspatios, hecho que no está legalizado pero se permite bajo supervisión.
Están ubicados en Pachuca, Tula de Allende, Actopan, Tulancingo, Huejutla, Ixmiquilpan, Tepeji del Río y Tizayuca.
Están ubicados en Pachuca, Tula de Allende, Actopan, Tulancingo, Huejutla, Ixmiquilpan, Tepeji del Río y Tizayuca. (Archivo)

Pachuca

La titular de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Copriseh), Rosa Gabriela Ceballos Orozco, aseguró que los ocho rastros que actualmente funcionan en Hidalgo son insuficientes para atender las demandas de la industria cárnica, lo que ha provocado que la matanza de animales se dé en traspatios, situación que infringe toda norma de higiene.

Estas malas prácticas no son permitidas, dijo, aunque la Copriseh, por la carencia de rastros en la entidad, ha optado por mantenerlos bajo revisión y con ello asegurar que la carne expuesta en el mercado no representará un peligro para la población.

“Cuando sabemos de estos espacios, recomendamos a los encargados que la matanza de los animales se haga dentro de los rastros o en los 17 mataderos que existen en Hidalgo, pero también realizamos acciones de revisión”, señaló la bióloga.

Aseguró ya se trabaja en la ampliación de los ocho rastros ubicados en los municipios de Pachuca, Tula de Allende, Actopan, Tulancingo, Huejutla, Ixmiquilpan, Tepeji del Río y Tizayuca para que aumenten su capacidad de servicio de sacrificio de animales.

Por ejemplo, el rastro de Actopan, que se inauguró en 2013, ya cuenta con una capacidad acorde a las necesidades de matanza de la región, está vigilado por la Copriseh y  cuenta con las condiciones higiénicas necesarias.

En otro tema, Rosa Gabriela Ceballos informó que durante 2013 la Comisión realizó 147 visitas de verificación a estos a rastros y mataderos y se aplicaron ocho suspensiones por no cumplir con las medidas de higiene correspondientes.

Según Copriseh  las principales irregularidades que se detectan en los rastros y mataderos del estado son: deficientes hábitos sanitarios; inapropiada indumentaria de los trabajadores; nula limpieza de paredes y utensilios; instalaciones inadecuadas o rebasa la vida útil y falta de acreditación zoosanitaria.

“Cuando nosotros detectamos alguna de estas irregularidades, suspendemos los trabajos de funcionamiento de manera temporal, mientras el establecimiento realiza las readecuaciones del sitio”, dijo la comisionada.

Se debe destacar que la Comisión trabaja en coordinación con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación para verificar el tipo de alimento que se les da a los animales que luego serán sacrificados para vender su carne, pues en algunas ocasiones los ganaderos optan por suministrarles medicamentos no permitidos y que ponen en riesgo la salud de la gente.

“Lo que nos corresponde a nosotros es prevenir enfermedades en la población, pero no lo podemos hacer solos, nos tenemos que valer de otras dependencias como lo es Sagarpa y Sedagro, con quienes compartimos información para poder coadyuvar en la prevención adecuada de la población”.

 Expresó que de haber deficiencias en el manejo de la carne, las enfermedades más frecuentes  son parasitosis e intoxicaciones.

La funcionaria dijo desconocer a cuánto asciende la inversión que el sector salud destina a la cura de estos malestares.

Se debe destacar que durante la temporada de Semana Santa la Copriseh llevó a cabo operativos de inspección en sitios que  comercializaban productos del mar, así como purificadoras, fuentes formales de abastecimiento de agua, por lo cual será hasta el mes de mayo que de continuidad a la revisión de rastros y mataderos hidalguenses.

Operativos

Durante cuaresma aumenta el consumo de pescado y mariscos y también las acciones de vigilancia en establecimientos que comercializan productos del mar y purificadoras de agua y hielo.

En coordinación con las 17 Jurisdicciones Sanitarias se verifica de manera permanente la preparación y procedencia de alimentos que se expenden en la entidad, además de efectuar monitoreo de cloro libre residual, entre otras actividades.

De no cumplir con la normatividad y detectar riesgos a la salud se aplicarán las medidas de seguridad, incluida la suspensión de actividades, especialmente si se detectan deficiencias en el manejo, conservación y etiquetado de productos; uso de hielo y agua no potable; deficiencias en infraestructura y calidad del producto.

Se han efectuado operativos en Pachuca, Mineral de la Reforma, Ixmiquilpan, Tula, Tepeji del Río, El Arenal, Tulancingo, Huejutla, Yahualica, San Felipe Orizatlán, Atotonilco de Tula, Atitalaquia y Tlaxcoapan. Se aseguró y destruyó producto, además de suspender actividades a 28 establecimientos, por malas prácticas de higiene.