Margarita y Luis Miguel Salvador, los Judas de este año

Realizan en la colonia Obrerista la tradicional quema del Judas, y en esta ocasión los elegidos fueron la alcaldesa de Monterrey y el directivo de Rayados.

Monterrey

Cientos de personas acudieron a la tradicional quema del Judas, organizada por los habitantes de la colonia Obrerista, en Monterrey.

Con este acto se denota el triunfo del bien sobre el mal, quemando a Judas, quien traicionó a Jesús.

“Es la quema de Judas, que es el que traicionó a Jesús y de ahí se agarró para quemar a gente de la política, deportiva o gente que es importante y que queda mal con lo que promete”, mencionó Francisco Romero, uno de los organizadores.

En esta ocasión los muñecos que fueron incinerados representaron a la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes; el  presidente del Club de Futbol Monterrey, Luis Miguel Salvador, el caos vial y el “chapulineo”.

La elección de estos personajes se realizó por medio de un sondeo con habitantes de 16 colonias.

“La pidió mucha gente (el muñeco de Margarita Arrellanes), fuimos a muchas colonias, la Victoria, la Sarabia, Cementos, fueron como 16 colonias a donde fuimos y la gente la escogió, porque les quito sus empleos, por eso ganó ella; y Luis Miguel (Salvador), pues en deportes y el ‘chapulineo’, pues porque muchos políticos ‘brincan’ de sus puestos no cumplen con quedarse hasta el final”, agregó Romero.

Ésta es una tradición que por más de 70 años han realizado los vecinos de la colonia Obrerista, quienes entre todos reúnen la cantidad necesaria para poder comprar los muñecos que representan a Judas.

La quema del primer muñeco, el cual  contenía la leyenda de “chapulinazo” y caos vial, ocurrió a las 10:30 horas de este sábado, posteriormente quemaron al que representaba a Margarita Arellanes y por último Luis Miguel Salvador.

Fue en el cruce de las calles Colegio Civil y Progreso, en donde se realizó la quema de los muñecos, y la cual fue observada por alrededor de 500 personas.

“Fueron dos mil 500 pesos de cada muñeco, los cuales fueron comprados por los vecinos de las distintas colonias, además del apoyo de la CROC, que nos envío uno de los muñecos”, añadió el organizador y mencionó que cualquier persona puede apoyar a esta tradición.

Para los habitantes de la colonia Obrerista, la quema de Judas se ha convertido en una fiesta que chicos y grandes disfrutan cada año, donde además se rompen entre los asistentes cascarones de huevos que contienen confeti o harina.

Aunque la lluvia que se registraba en el área metropolitana cesó en esos momentos, la afluencia de personas no fue la esperada para dicho acto.