Las pruebas de fuego son regalías y sindicatos

Todavía hay asuntos y reglas por definir luego de la aprobación de las reformas constitucionales en el Congreso Federal.
El tema gremial es complejo en Pemex.
El tema gremial es complejo en Pemex. (Archivo)

Monterrey

Las leyes secundarias para la industria energética deberán pasar su prueba de fuego al integrar un marco regulatorio claro y bien definido cómo establecer regalías, compensaciones para otorgar contratos, transparencia contable y porcentajes en que las diferentes partes mantendrán la propiedad de la producción, así como el riesgo del proyecto, señalan fuentes de la industria.

Alejandro Ibarra Yunez, especialista en tema energético y catedrático de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, señaló que estos puntos no tienen punto de discusión y apuntó que el papel del sindicato es un aspecto del que se ha hablado poco.

“Hay un elemento que poco se ha tratado, es el papel de los sindicatos.

“El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y el Sindicato Mexicano de Electricistas, hasta ahora han tenido mano en los contratos, aun cuando han sido subcontratos por los productores independientes de energía, pero el papel de los sindicatos debe definirse claramente en los contratos internacionales, dado que puede darse una explotación por parte de los extranjeros si se deja un hueco legal, o bien, al revés, un costo excesivo para las compañías lo que sería un elemento de incertidumbre para la inversión privada nacional y extranjera”, indicó.

Otro punto polémico se centrará en los derechos de paso. El cuello más grande de la energía en México es la infraestructura, que debe garantizar los derechos de paso donde fluya gas, crudo, gasolina, entre otros productos.

Mencionó que esto implicará impulsar tanto leyes estatales como federales.

“Hemos tenido un panorama agridulce en los derechos de paso de ductos de gas, casos como lo ocurrido en Canadá y EU, ya que este tema no es sólo privativo de México si no que se ha dado en otras partes del mundo. Y en este punto, mucho tiene y tendrán que ver los estados”, subrayó el también investigador.

¿Qué pasará cuando las leyes secundarias para la industria energética estén listas?

“Una vez que queden aprobadas las leyes secundarias se estará viendo  el verdadero tamaño del negocio y el impacto económico que se tendrá en una primera etapa y en sus posteriores.

“Éste es enorme. Estamos hablando de unos 100 mil empleos que se crearán a nivel nacional, estamos hablando de muchos cientos de miles de millones de dólares que son más o menos unos 250 mil millones de dólares que es una cosa insospechada que estarán arribando al país en la próxima década, lo cual podría mover a México a lo que anticipábamos desde la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, una inversión extranjera directa entre 34 a 40 mil millones de dólares al año”.

Ibarra Yunez estimó que alrededor de 50 empresas de Nuevo León, algunas de capital extranjero o coinversión, ya juegan dentro del sector de energía, así que lo que se vería es el arribo de compañías extranjeras para complementar actividades donde aun no se participa, como shale gas, rubro donde Grupo Alfa tiene una experiencia por su participación en Texas.

Señaló también que se esperaría ver mecanismos de financiamiento y capitalización para estos nuevos proyectos de energía, porque ahora solamente Pemex y CFE y un grupo reducido de productores independientes de energía y los permisionarios de energía eléctrica son los que conocen todos los recovecos del sector

“Y estaríamos viendo ya inversión en el verano de este año, mientras que las inversiones en petroquímica y shale gas se estarían viendo en un año y medio”, estimó Ibarra.

Consideró que los recursos de otros países no vendrán si no se modifica la Ley de Inversión Extranjera, pues actualmente excluye al petróleo.

Por ello, se tendrá que modificar, al igual que los apartados del concepto de trato nacional dentro del TLCAN y otros tratados comerciales que México ha firmado con diferentes países.

Señaló a Nuevo León con un alto potencial por capital humano, su capital financiero y una base industrial muy desarrollada.

Las áreas donde Nuevo León será un jugador importante son la minería, el desarrollo energético de carbón y las redes inteligentes, entre otros sectores, estimó.

Además de lo anterior, destacó los subsectores como generación de electricidad, transporte de gas, exploración de gas shale o muchos otros.

“Es toda una nube, un ecosistema que ya se perfila”, estimó el académico.

Claves

Pendientes...

- A pesar de las grandes expectativas que genera la reforma energética, expertos aún ven asuntos pendientes para definir su viabilidad para los inversionistas nacionales y extranjeros.

- El tema es la asignación de contratos, así como los derechos de paso en la infraestructura actualmente instalada, pues debe de fluir gas, petróleo crudo, gasolina, entre otros productos.