Campesinos cierran vialidades en el centro

En las calles, las personas preguntan por dónde podrán tomar el camión, mientras que los automovilistas ya forman largas filas en todos los sentidos.
Se mantiene cerrada avenida Alcalde
Se mantiene cerrada avenida Alcalde (Sonia Serrano)

Guadalajara

"Los que van al centro bájense aquí, ya ven que la gente en México es bien argüendera”, gritó el chofer de la ruta 52 a los pasajeros, luego de que al llegar al cruce de la avenida Alcalde y Revolución, tuvo que girar a la izquierda, pues desde este mediodía los productores de maíz cerraron a la circulación los cruceros de Alcalde con las avenidas Juárez e Hidalgo.

Un par de ancianos bajaron con dificultades y comenzaron a caminar hacia la catedral, que es a donde se dirigían. Otra mujer que caminaba por la calle Blanco, renegaba porque ahora tendría que tomar un taxi.

Ayer, los maiceros habían decidido que no habría más cierres de calles, luego de que por la tarde se instalaría una mesa de diálogo con autoridades estatales. Sin embargo, “están desesperados, porque no ven nada. Nadie nos atiende, nadie viene a platicar”, afirmó Absalón García, su representante.

Además de la protesta en las vialidades, mantienen la toma del edificio del Congreso del Estado, a donde llegaron poco antes de las 7:00 horas este martes. En la reunión vespertina, los diputados pidieron que para instalar la mesa técnica se entregara el inmueble, pero los campesinos no aceptaron.

De esta forma, pasaron la noche en los pasillos del Palacio Legislativo, donde al momento todavía hay unos 200 productores. La mayoría de los trabajadores no acudieron a laborar, aunque se permite el acceso y las oficinas están abiertas.

Absalón García dijo que la protesta se amplió “por la incertidumbre de que ninguna autoridad venga o que nos digan que se está trabajando, eso mantiene en una situación de desesperación a los productores y están tratando de hacerse notar”.

En las calles, las personas preguntan por dónde podrán tomar el camión, mientras que los automovilistas ya forman largas filas en todos los sentidos, por lo que la Secretaría de Movilidad ya envió a algunas de las llamadas “toritas”.