¿Y la propina?

Mientras que en Estados Unidos es obligatorio dejar una propina del 10% de la cuenta o más, en México no lo es.
En muchos de los restaurantes no se reparten las propinas, y si se reparten es de forma desproporcionada.
En muchos de los restaurantes no se reparten las propinas, y si se reparten es de forma desproporcionada. (José Luis Tapia )

Monterrey

Uno de los 'conflictos' más comunes cuando alguna persona se reúne con amigos, familiares o compañeros de trabajo, etc., en un restaurante, es decidir la cuantía de la propina.

¿10%? ¿15%? ¿20%? ¿De qué depende?... estas son las preguntas más repetidas. Pero, ¿por qué hay que dejar propina?.

Este modelo no es genuinamente mexicano, sino que está adaptado a la cultura norteamericana. De hecho, en Estados Unidos es obligatorio dejar una propina del 10% de la cuenta o más, mientras que en México no lo es, aunque está tan arraigado en la sociedad que está mal visto no dejar más pesos de lo que indique la cuenta.

Quizá algunos clientes se lleguen a preguntar ¿por qué hay que dejar propina por un servicio que al final es trabajo?, ¿Dan los alumnos propina a sus profesores?, ¿Y los ciudadanos a los bomberos?, ¿Y al vendedor de periódicos?.

Lo anterior es una controversia que lleva unos años originándose en Estados Unidos y que aquí, en México, aún no ha surgido.

Fue a principios de 2016 cuando Danny Meyer, dueño de 13 restaurantes en Nueva York, decide eliminar la propina obligatoria y con ello da pie al debate.

Además, a través de varios movimientos civiles en Estados Unidos se pidió el aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora, suficiente, en teoría, para eliminar la obligatoriedad de las propinas.

Pero, uno de los efectos inmediatos al eliminar las propinas sería que los precios de la carta subirían.

Al respecto, uno de los gerentes de un restaurante ubicado en Centrito Valle, quien prefirió no identificarse, opinó:

"Para el dueño del restaurante es mejor que se mantengan así, pues el cliente no percibe de la misma forma el costo de un plato que el de la propina".

Y qué opinan los meseros

Al ser cuestionado sobre el tema, dijo: "a los meseros nos pagan muy poco, el salario mínimo. Alrededor de 520 pesos a la semana. Por tanto, las propinas son muy importantes para nosotros. Sin ellas, estamos perdidos".

Señala que, aún y cuando las propinas se reparten con el personal del lugar donde trabajan, éstas siguen siendo de gran apoyo para compensar el bajo salario que reciben algunos.

"Aunque es cierto que las propinas las repartimos con todos los de cocina, nosotros nos llevamos la mayor parte".

Miguel, jefe de meseros de uno de los restaurantes de Paseo Tec, aseguró que el problema de las propinas no es que sean un agregado del salario, sino que al no dar los clientes la propina "al mesero se le restará de su salario el 4% correspondiente al resto de trabajadores".

Esta presión provoca que el mesero intente agradar a sus clientes, lo cual en ocasiones puede causar molestia.

"El restaurante de allá, el McCarthy's, tuvo que cerrar durante un tiempo porque uno de los meseros obligó a sus clientes a que dejaran propina. Es ilegal", señala Gustavo, otro mesero del Don Mestizo.

No es sólo eso, en muchos de los restaurantes en Monterrey no se reparten las propinas, y si se reparten es de forma desproporcionada.

"El 4% va para los cocineros, el barman, el restaurante... y el resto para el mesero que esté llevando la mesa. A veces se puede ganar hasta un 16% de la cuenta si consideran que el servicio es bueno", explica Miguel.

La diferencia entre cocineros y meseros es una de las causas por las que en Nueva York se está valorando acabar con las propinas.

El propio Meyer dijo al New York Times que durante los más de treinta años de negocios, los salarios de los cocineros habían aumentado tan sólo un 25%, mientras que el de los camareros había superado el 200%.

Uno de los argumentos más comunes de los clientes de los restaurantes de Centrito Valle es que dan propinas del 15% porque "los meseros ganan muy poco".

¿Influye el servicio prestado en su comida a la hora de dar más o menos propina? Las opiniones son diversas. Pero, ¿qué dicen los clientes? ¿Cuándo hay que pagar 10% por el servicio prestado y cuando el 15% o el 20%?.

"Si me tratan bien, traen la comida rápido y está rica, les doy un 15%", contesta un cliente.

"Yo si voy a un buen restaurante doy un 20%, ganan muy poco", contesta otro.

La primera es la versión más extendida, pero las declaraciones de los clientes contradicen el estudio realizado por Michael Lynn, en el año 2000, en el cual llegaba a la conclusión de que la relación entre una propina cuantiosa y un buen servicio es prácticamente nula. Siempre dejamos más o menos lo mismo.

¿Y si aumentara el salario mínimo?, es lo que podría suceder en Estados Unidos, pero cuando les preguntas a los meseros en México, en Monterrey, que al aumentar el salario desaparezcan las propinas, responden así.

"Me gustaría que subiera el salario mínimo. Sí, prefiero que se suba el sueldo y se quite la presión de las propinas. Como en Europa, ¿no? De hecho, la mayoría de los que no dejan propina son europeos aquí", dice Tania, una mesera de un restaurante del centro de Monterrey que combina comida mexicana y norteamericana.

"Sí, claro que preferiría que no hubiera propinas si luego nos suben el salario. Pero es que eso no va a ocurrir", responde Gustavo, otro mesero.