No hay que prohibir sino informar: IMMG

Sextear de manera consentida (envío de imágenes y videos con contenido sexual).
No hay que prohibir sino informar:  IMMG
No hay que prohibir sino informar: IMMG (Especial)

Guadalajara

Sextear de manera consentida (envío de imágenes y videos con contenido sexual) es un derecho sexual que lejos de prohibirse, requiere ser informado y tratado para que quienes lo practican lo hagan de manera segura, así lo manifiesta la directora del Instituto Municipal de las Mujeres en Guadalajara (IMMG), Malena García Trujillo, y psicólogos responsables de la investigación titulada EstudiosNudes, quienes llaman a la promoción certera de la experiencia y de sus implicaciones.

Para Malena García, el prohibicionismo no funciona en las campañas de salud sexual y reproductiva, por lo que recomienda “informar a las personas, muy en específico a las niñas, niños y adolescentes de las implicaciones que tiene sextear, que no se puede hacer con cualquier persona y que debemos de tener mucho cuidado...”.

Preferentemente llama a los padres de familias a mantener alejados del sexting a los menores de edad grupos de mayor vulnerabilidad para los acosadores, informándoles de los riesgos latentes que existen al compartir fotos.

La campaña “Pensar antes de sextear”, que impulsa el Instituto Nacional de acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) para combatir el sexting, “culpabiliza a la víctima y no lo reconoce como parte de los derechos sexuales”, asegura el psicólogo y estudiante de la maestría en Sexología Clínica, César Galicia, quien afirma que más que proponer vías seguras de denuncia y sanciones a los responsables de compartir sin consentimiento imágenes con contenido sexual o protocolos de seguridad, criminaliza y sataniza el ejercicio que a su parecer, no es de ninguna manera incorrecta y mucho menos provoca “daños de honor”.

Por ello, la propuesta de su investigación es aportar información sobre el derecho, así como compartir opiniones y material acerca de la gente que lo realiza.

Galicia manifiesta que tienen que comenzar a denunciarse a las personas que hagan un uso inapropiado de las imágenes, pero también es importante que se rechace observar ese tipo de contenido cuando no existe autorización para hacerlo.

“No hay que celebrar cuando alguien de nuestros conocidos muestra imágenes íntimas de las personas, y hay que entender que la difusión de fotografías sin consentimiento es una forma de violencia que tenemos que rechazar”, agregó el psicólogo.