Nuevo gobierno enfrentará rezago y abandono social

Deberán hacer a un lado la política de empobrecimiento y asistencialismo al pueblo, dice Edelmiro Cáliz Santiago, pastor de la Iglesia Nacional Presbiteriana en México.
Cosmovitral, centro de Toluca, población, sociedad, gente, cruce, CLV
Sostuvo que, ante la situación, “más que un privilegio, llegar a la gubernatura es un castigo”. (Archivo)

Toluca

Edelmiro Cáliz Santiago, pastor de la Iglesia Nacional Presbiteriana en México, señaló que cualquiera de los candidatos que obtenga el triunfo el próximo 4 de junio enfrentará un reto descomunal porque deberá terminar con el rezago y el abandono que ha vivido la sociedad por décadas. Por ello deberá hacer a un lado la política de empobrecimiento y asistencialismo al pueblo, que ha sido conveniente al sistema, que cada vez que necesita votos, regresa con promesas, apoyos y limosnas.

"Lo cierto es que volverán a lo mismo y no cumplirán nada, el asistencialismo es una política que conviene al gobierno, ha devastado al país y lucra con la pobreza de la gente. La inseguridad es otro problema que ha puesto en duda la capacidad del estado, pues no nos deja vivir tranquilos, trabajar y movernos libremente".

TE RECOMENDAMOS: PAN exige frenar uso de recursos para beneficiar al PRI

El titular de la iglesia "Jesús el Buen Pastor" en Xonacatlán, indicó que los programas sociales son una manera de mantener aletargado al pueblo, que se ha enseñado a depender de lo mínimo para vivir, ya sea con una despensa cada mes o cada dos, un piso y un techo de cemento, un cuarto de más o una beca al año para sus hijos.

"La gente se ha acostumbrado y le exige al gobierno que le construya o le dé dádivas cada tres o seis años, sin entender que eso no les va a resolver el problema de raíz".

En materia de desarrollo social carecemos de todo pues si bien hay más hospitales, muchos no tienen medicinas; hay escuelas pero no oportunidades para todos e impera el rezago, entregan tarjetas y despensas pero cada vez hay más pobres. Aseguró que es desesperante la situación de muchas personas y los programas sociales son paliativos y no solucionan problemas.

"Muchos nacieron con fines electorales y pasando el proceso, quien ganó se dedica a acomodar a su gente y sacar provecho del erario, y quienes perdieron tienen que esperar otros tres años para tener otra oportunidad".

Finalmente Cáliz Santiago sostuvo que más que un privilegio, llegar a la gubernatura es un castigo, pues son muchos los retos los que deberán afrontar y necesitan más que la buena voluntad y colaboración de todo el gobierno. "Que Dios ayude al Estado de México y el resto de los estados que tendrán elecciones el 4 de junio para cambiar el rumbo y elegir a la mejor opción".


MCLV