Diócesis impulsa grupos de apoyo a divorciados

El padre Ignacio Mendoza Wong señaló que desde hace 15 años se trabaja con el programa "Comenzar de nuevo", el cual la base dijo es amor y el perdón para ver un futuro distinto.
El padre Ignacio Mendoza Wong, es el encargado de pastoral por parte de la Vicaría de Torreón.
El padre Ignacio Mendoza Wong, es el encargado de pastoral por parte de la Vicaría de Torreón.

Torreón, Coahuila

El padre Ignacio Mendoza Wong, quien es el encargado de pastoral por parte de la Vicaría de Torreón, señaló que desde hace 15 años se trabaja con el programa "Comenzar de nuevo", que está dirigido a personas divorciadas, separadas, viudas, padres o madres solteras, es decir se trabajaba con situaciones de duelo.

"La base del programa es el amor, el perdón, ya que estos ingredientes reconstruyen a la persona, la sanan y le permiten ver un futuro distinto".

La propuesta de estos grupos que brindan apoyo a personas divorciadas es que el ser humano viva en plenitud y se constituya como persona desde el amor propio, para entonces poder dar amor, es una segunda oportunidad que da la Iglesia para ser buen cristiano.

Destacó que la Diócesis de Torreón es pionera en implementar estos grupos en el norte del país, la idea original es de Ciudad Juárez y la Ciudad de México implementa el programa que se tiene localmente La estadística que maneja la Iglesia Católica en el tema de divorcios es que de cada 10 personas que se casan, siete se divorcian: de éstas cinco se vuelven a casar y cuatro se vuelven a divorciar. La conclusión es que las personas están mal de origen, tienen problemas no resueltos que derivan en problemas de pareja que son ajenas a la misma.

Estos grupos tienen la finalidad de ayudar a las personas a reconstruirse, a entenderse y comprender qué falló en su matrimonio para que no les vuelva a pasar lo mismo.

La Iglesia Católica está convencida que el divorcio no es la solución inmediata a todos los problemas por los que atraviesa una familia, como lo dijo el Papa Francisco en su discurso en México, todas las familias se pelean, lo importante es reconciliarse al final del día. Lo mismo pasa con el divorcio, se tiene determinación tan drástica se debe intentar solucionar los problemas familiares, si la integridad física y la dignidad humana están de por medio, entonces es recomendable el divorcio.

"Los matrimonios se pueden salvar, si existe la intención de ambas partes, con mucho amor, respeto, asesoría y ayuda, se puede salvar un matrimonio, hay muchos casos en la Diócesis de Torreón, de diez parejas con problemas, cuatro logran salvar su matrimonio".

Los grupos de pastoral dirigidos a divorciados se hicieron no con la intención de formar un club de corazones rotos, ni un lugar para que un roto busque un descosido, no es un lugar para buscar pareja, no es un espacio donde se promueva el divorcio.

Estos grupos tienen la finalidad de ayudar a las personas a reconstruirse, a entenderse y comprender qué falló en su matrimonio para que no les vuelva a pasar lo mismo.

Es un programa que incluye la ayuda interdisciplinaria de sacerdotes, psicólogos, terapeutas y tanatólogos, comienza con un retiro y luego cuenta con talleres que sesionan cada semana durante doce semanas, son siete talleres graduales.

Además tienen talleres alternos para parejas, de tanatología, con jóvenes de 18 en adelante, a manera de prevención y existen talleres para hijos de familias disfuncionales o bien de padres divorciados.