Impulsarán producción de soya en el estado

A diferencia del sorgo, el maíz y el trigo, cultivar soya es más rentable y sufre menos descalabros por cuestiones climatológicas.
El director de Abastecimientos de la empresa Ragasa, Francisco Belden; y el delegado de la Sagarpa en la entidad, Fermín Montes Cavazos.
El director de Abastecimientos de la empresa Ragasa, Francisco Belden; y el delegado de la Sagarpa en la entidad, Fermín Montes Cavazos. (Carlos Rangel)

Monterrey

Mediante un proyecto impulsado por autoridades federales, estatales y la iniciativa privada se busca impulsar el crecimiento de la producción de soya en Nuevo León, con el que se espera lograr una producción de cuatro mil hectáreas para el próximo año.

El director de Abastecimientos de la empresa Ragasa, Francisco Belden; y el delegado de la Sagarpa en la entidad, Fermín Montes Cavazos, dieron a conocer que este año se logró una producción del cultivo en dos mil hectáreas, y como parte de su plan de crecimiento para llegar a un total de 20 mil este 2016 se sembrarán cuatro mil.

La intención, explicó Montes Cavazos, es dar a los productores del campo la opción de enfocarse en un producto diferente a lo que se ha acostumbrado en Nuevo León.

El sorgo, el maíz y el trigo son los productos tradicionales, sin embargo, en el caso de la soya es más rentable su producción y sufre menos descalabros por cuestiones climatológicas. 

“El cultivo de la soya se ha presentado como una alternativa en el estado de Nuevo León, dado que los cultivos tradicionales como el sorgo presentan ya algunas dificultades para los productores: los precios andan muy deprimidos y frecuentemente no puede salir adelante con sus costos, particularmente con plagas”, explicó Montes Cavazos.

Según informó Belden, inicialmente arrancaron el proyecto con 600 hectáreas de siembra. No sólo ha aumentado la cantidad de espacio destinado a la siembra de soya, sino también el número de productores que se interesan en participar en este nuevo proyecto. 

Tan sólo en 2015 se sumaron un total de 40 productores locales, y se espera sumar más de 50 para el periodo de siembra 2016. 

“Se ha perdido un poco la resistencia y el miedo a la soya”, apuntó el directivo de Ragasa. 

Ragasa es la principal impulsora de este programa, que busca aprovechar el espacio de oportunidad que tiene el país al importar 5.5 millones de toneladas al año de soya y sus productos derivados como pasta y aceite, lo que equivale al 95 por ciento del consumo nacional total.

Esto mediante el aprovechamiento del descubrimiento de dos variedades de semilla que se adaptan al noreste de México en el ciclo temprano, vernal y otoño. La idea, apuntó Belden, es impulsar la producción de soya en todo el noreste de México: Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

En Nuevo León, específicamente, se concentrará la producción el próximo año en los municipios de Anáhuac, General Bravo, Cerralvo y Pesquería.

El empresario y el delegado federal de Sagarpa explicaron que las principales áreas a trabajar para establecer el cultivo en la región son la producción de semilla, la promoción del cultivo, la asesoría técnica y la investigación.