PGJE monta altar para 59 empleados fallecidos

Algunos murieron en cumplimiento de su deber; otros, por causas naturales, pero a todos se les recordó previo al Día de Muertos. 
El altar se montó en las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del Estado, ubicadas en la avenida Ocampo.
El altar se montó en las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del Estado, ubicadas en la avenida Ocampo. (Marilú Oviedo)

Monterrrey

La Procuraduría General de Justicia del Estado montó un altar en honor a 59 empleados que han perdido la vida de 2000 a la fecha.

En la parte alta del mismo se pueden ver los rostros de Marcelo Garza y Garza, ex director de la Agencia Estatal de Investigaciones, quien fue asesinado en 2006 en el municipio de San Pedro; así como el de Filiberto de la Garza de la Garza, ex procurador de Justicia quien falleció en el mismo año.

En el altar, montado en las oficinas de la PGJE, en la avenida Ocampo, también se encuentra la fotografía de Homero Salcido Treviño, quien fue asesinado en 2011 al ser privado de la libertad y posteriormente calcinado en calles del centro de la ciudad; en ese entonces era el director del C5.

Además el de Gustavo Gerardo Garza Saucedo, comandante ministerial antirrobos asesinado en febrero del presente año cuando llegaba a su casa en Apodaca.

Dentro de los 59 empleados que fallecieron algunos fue por causas naturales y otros en cumplimiento de su deber.

Al lado del altar se encuentra un mensaje que cita: “En reconocimiento a todos nuestros compañeros que luchando con valor y honor murieron haciendo frente a la delincuencia, y dieron así testimonio de Honestidad y Justicia.

“A quienes con empeño de la propia vida dedicaron sus esfuerzos por alcanzar los nobles ideales de esta institución, les recordamos con respeto, seguros de que, su ejemplo durará a través de los tiempos”, se lee en el mensaje firmado por el procurador Adrián de la Garza.

Y agrega: “También a quienes dejaron un legado de compromiso y entrega a los nuevoleoneses siempre en busca de verdad y paz. En honor a ellos dedicamos esta ofrenda”, concluye.

En el altar se encuentra un chaleco de la Agencia Estatal de Investigaciones, latas de cerveza, cigarros, frijoles, arroz, tamales y decenas de flores.