Visitantes de presa La Boca contribuyen al DIF de Santiago

Las aportaciones por estacionamiento son destinadas por el DIF de Santiago a personas de escasos recursos y niños con alguna discapacidad.
En la presa La Boca hubo buena asistencia, aunque no tanta como la del Viernes Santo.
En la presa La Boca hubo buena asistencia, aunque no tanta como la del Viernes Santo. (Ricardo Alanís)

Santiago

Aparte de divertirse con amigos o en familia, los paseantes que acuden a la zona de la presa La Boca aportan para ayudar a personas de escasos recursos y niños con alguna discapacidad.

Leticia García Rincón, directora del DIF de Santiago, expresó que la cuota de 15 pesos que cobran por vehículo que ingresa a la zona de la presa La Boca es destinada a labores de beneficio de este organismo.

Según la funcionaria municipal, de los ingresos de la presa invierten en compra de pañales para adulto, andaderas, muletas, sillas de ruedas, camas de hospital y terapias para menores con problemas de neurodesarrollo, entre otras atenciones.

“Es para los niños discapacitados, para los niños de neurodesarrollo, compramos despensas, compramos pañales para la gente adulta y los niños enfermos, compramos aparatos como andaderas, muletas, sillas de ruedas, camas de hospital y surtimos a la población, a la gente de bajos recursos que lo requiera.

“La entrada vale 15 pesos y claro que sí (está bien invertido el dinero que se obtiene), nos ha ido bien, no tengo el dato (de cuánto ha ingresado esta semana)”, comentó García Rincón.

Ayer mediante un recorrido se constató que había miles de personas, quienes aprovecharon las vacaciones de Semana Mayor para acudir de paseo.

Algunos subieron a los catamaranes, otros simplemente contemplaron la presa, también hubo quienes entraron a algunos de los restaurantes para comer mojarras, coctel de camarón o tostadas de ceviche, entre otras cosas.

La vendimia ambulante también se hizo presente, ya que en el lugar se observó que había personas que tenían en venta globos, semillitas, chicharrones de puerco, botanas, pescado frito, dulces y juguetes.

La renta de motocicletas, cuatrimotos y de caballos, es otro de los atractivos de la presa.

Leticia Rincón comentó que este sábado, a causa de la lluvia, acudió menos gente que otros días, ya que hubo mil 300 vehículos, comparado con los tres mil 500 en Viernes Santo.

Sin embargo, espera que este domingo salga el sol para que la afluencia se eleve y a su vez que cooperen para que el DIF brinde un mejor servicio.

“Yo creo que se espera para mañana porque hoy como afectó por la lluvia, estuvo lloviendo toda la mañana, entonces apenas está entrando la gente. Ayer entraron alrededor de tres mil 500 carros.

“Claro, que los invitamos, aquí los esperamos, que se diviertan en familia, que la pasen bien y con tradición familiar”, expresó.

Dijo que hasta este sábado en esa zona no se habían presentado incidentes que lamentar y que esperan que así continúe.