“Ya estoy preparado, porque ya pertenezco a un grupo”

Luis Armando Jerezano Treviño presuntamente presionó a los empresarios de casas de apuestas Arturo Ignacio Cardona Calderón y Jesús Andrés González González, según consta en una grabación.
Conversación que habría tenido lugar en el transcurso de 2013 entre el juez investigado y Jesús Andrés González González, otro de los socios de la firma Recreaciones de Habilidad y Destreza, SA de CV. (Milenio Digital )

Monterrey

Luis Armando Jerezano Treviño,  juez cesado por favorecer presuntamente a casinos e investigado por la PGR, amenazó a Arturo Ignacio Cardona Calderón, uno de los socios del casino La Fortuna, para que huyera de la ciudad, al advertirles que “ya pertenece a un grupo”, si no acceden a su demanda de entregarles el casino a “sus chamanes”.

Un audio en poder de MILENIO Monterrey, de una conversación que habría tenido lugar en el transcurso de 2013 entre el juez investigado y Jesús Andrés González González, otro de los socios de la firma Recreaciones  de Habilidad y Destreza, SA de CV, grabación en la cual, además de amenazar a Cardona Calderón, le pide a González González que se una a él, y si lo hace no le pasará nada.

Los hermanos Arturo Ignacio y Pedro Arturo Cardona Calderón, dos de los principales socios de la casa de apuestas, se encuentran presos desde agosto del año pasado en el Penal de Cadereyta por presunto delito de despojo, luego de que el juez fue acusado de utilizar presuntos prestanombres para levantar al primero y falsear las escrituras y apoderarse del negocio.

La Fortuna fue cerrado, sitiado y cateado el pasado 19 de diciembre de 2013 por la Policía Federal, Ministerial y la Secretaría de Marina en un operativo implementado en el que se habría detectado el presunto delito de lavado de dinero.

Jerezano Treviño, quien fue cesado hace dos años como juez primero de distrito del Centro Auxiliar de la Décima Región con sede en Saltillo, Coahuila, es el mismo contra quien el pasado 23 de enero el Consejo de la Judicatura Federal determinó iniciar un procedimiento disciplinario, ante sospechas de favorecer con amparos a diversos casinos.

El juez cesado habla, sin oportunidad de que el socio de La Fortuna tenga una intervención, acerca de la operación para modificar las escrituras de la empresa ante el Notario Público No. 35, Ricardo Efraín Vargas Güemes.

A continuación, fragmentos de lo dicho por Jerezano Treviño:

“Fíjate, me subestimaron, no hay enemigo pequeño, yo lo entiendo, él (Arturo Ignacio) siempre será mi enemigo, yo ya estoy preparado, (porque) yo ya pertenezco a un grupo, güey; ni modo, güey, lo siento, mucho güey, lo que me hizo, yo no puedo vivir con este pinche coraje, güey.

“Si tú me hubieras dicho ‘no, Armando, yo a ti no te voy a ser daño, ni te lo voy a hacer por mis hijos, güey’, pero no me digas que comprenda a este pinche mierda, ni nada, güey, lo que me hizo, güey. Si el güey hace bien las cosas, te juro que no le va  pasar absolutamente nada, pero si se quiere pasar…

“El plan A, el plan C… Ellos ya saben, entonces, te lo digo en serio, es él o yo, güey, así, así… güey, y tú sabes que tengo justificación, esta gente (inaudible). Te lo estoy diciendo en serio, y se están portando con él como si fuera gente (inaudible). No va a aparecer… a esta mierda.

“Para mi situación, tú la sabes, brother (inaudible). ‘¡Uy, si sabes todo el desmadre, uy, no vengas, porque te puede pasar algo!, y me dice ‘me mandaste unos chamanes’, (y le dije) ‘esos son mis chamanes, para que se le quite lo pendejo’.

“Estas gentes (los prestanombres del juez) tienen (casinos) en Tamaulipas, como 10 ó 12 lugares, tiene en Culiacán, lo que les está fallando mucho son los permisos, tienen resoluciones administrativas, la verdad.

“Yo les hablé muy bien de ti, ahí está, güey, les dije que eras una víctima, si alguien tiene la culpa es la mierda esa (Arturo Ignacio), y yo también no soy una perita en dulce, sé reconocer mis errores, y sé, sin embargo, que lo que me hizo me dolió hasta el alma.

“Arturo se tiene que ir de la ciudad, así te lo digo, para que esté tranquilo, mañana si vienes (tú) si quieres hablarme en buena onda, si te sientes confianza en mí, con todo gusto, si tú dices ‘pinche Armando se volvió loco’, como quieras.

“Si tú sigues con Arturo, pues, bueno, lo siento, yo así no quiero trabajar, todo lo que se tiene atrás, güey, y te quieres ir y si no te gusta, (me dices) ‘oye, Armando, le metí tanto (dinero), yo no quiero perder’, también va de regreso tu dinero.

“Y no nomás nos juntamos, te presento a mis amigos, vas a ver, vas  a decir; ‘no, mames’, esa gente es no, no, no, de veras, de veras, de veras, y si no vengo respetuosamente a invitarlos, si eres realmente sincero, que entregue todo, y no es que me lo va a entregar (el casino) a mí, sino se lo van a entregar a ellos, y todo lo que se tenga que hacer.

“Yo ya le hablé a Vianney (Reyes Aguilar, ex contadora del casino despedida por presunto robo en marzo del 2012), porque ella es la que conoce todo, porque no quieren aceptar la cooperación… la operación, vente para acá, va a trabajar con un contador de ellos pero no van a (manejar) la operación).

“La idea es no aceptar nada, lo único es que le digas a Arturo que, por favor, que ahora esta gente se está portando muy fina, que en buena forma hagan la entrega de todo, y no hay problema.

“Si vienes mañana o pasado, nos juntamos, güey, vas  a ver que con esta gente vamos a comer, no va a ser como le pasó a él, porque con él había esa instrucción (de secuestrarlo) y vas a conocer a la gente, pero  gente de muy arriba, de muy arriba.

“Nada más te pido eso, brother, ayúdame con eso, y dile que se relaje, que no le va pasar absolutamente nada, que se porte como caballero, eso es todo, es lo que me están pidiendo, que se porte a la altura, y que se comporte como un caballero, eso te lo puedo pedir y que le dé vuelta  a la página, tú y yo si quieres nos vemos mañana, ni pedo, güey”.

Días antes del operativo contra el casino La Fortuna, ante la negativa de sus socios para pagar una extorsión de 100 mil pesos mensuales al juez vía presuntos prestanombres, Arturo Ignacio Cardona Calderón fue levantado y sacado de la Torre Vértice, donde estaban las oficinas administrativas y llevado a la Notaría No. 35.

Ahí presuntamente lo forzaron a firmar otras escrituras de la empresa y falsificar una firma de otro socio que se encontraba en Miami, y así ceder las acciones a los presuntos prestanombres del juez cesado.

Ellos son Manuel Balderas, Antonio Orlando Balderas Martínez, Gerónimo Garza Chaib, Cuauhtémoc Antonio Ramírez Voguel, a quienes los socios legítimos de La Fortuna denunciaron penalmente por los delitos de secuestro y extorsión el 25 de mayo de 2012.