Entregan obras en Prepa 1

Los trabajos de restauración del edificio fueron supervisados por el INAH debido a la antigüedad del inmueble.
La Universidad de Guadalajara realizó una inversión de casi 14 millones de pesos para una primera etapa de rehabilitación del inmueble.
La Universidad de Guadalajara realizó una inversión de casi 14 millones de pesos para una primera etapa de rehabilitación del inmueble. (Cortesía)

Guadalajara

Para mantener en adecuadas condiciones los muros que guardan 103 años de historia de la Preparatoria Jalisco, también conocida como la Prepa 1, la Universidad de Guadalajara realizó una inversión de casi 14 millones de pesos para una primera etapa de rehabilitación, entregada la mañana de este miércoles en un evento encabezado por el rector de la máxima casa de estudios, Tonatiuh Bravo Padilla.

Considerado como un monumento histórico, este edificio ubicado en el número 225 de la calle González Ortega en el centro de la ciudad, no puede ser sometido a obra o intervención alguna sin la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por lo que además, los procesos de restauración deben apegarse a protocolos especiales aprobados y supervisados en todo momento por el instituto mencionado.

Entre las áreas rehabilitadas se encuentran la fachada, azotea, escaleta, laboratorios, patios, aulas, alumbrado y cableado eléctrico, que conjunta la conservación de los espacios con la modernización de los mismos, aunado a que para este año, “se contempla contar con un elevador que permita el desplazamiento de quienes tengan alguna limitación física”, señaló el rector, Tonatiuh Bravo Padilla.

La presentación de estas intervenciones corrió a cargo del rector de la UdeG, el director del plantel educativo y otros funcionarios de la universidad, que uno a uno ofrecieron un discurso ante alumnos que traían su propia fiesta, que constantemente recibían llamadas de atención de los prefectos y profesores para que guardaran la compostura, pero a final de cuentas, los alumnos que harán uso y que dan vida a este inmueble, considerado entre las tres instituciones educativas más antiguas de Guadalajara.

Dentro de este edificio no solo hay aulas, los patios con impresionante arquitectura sostenida por gruesos pilares de cantera, fuentes y murales de artistas como Guillermo Chávez Vega y Jorge Navarro Hernández, y que en algún momento, también albergó a estudiantes como Irene Robledo y Roberto Mendiola, nombres que permanecen en la historia de la ciudad y en una placa que ahora forma parte del patio central de esta escuela enclavada en el centro de Guadalajara.

GPE