Posible lograr una transición energética en México: TESI

En 2030 las Fuentes Renovables de Electricidad (FRE), podrían generar hasta 46 por ciento de la energía demandada en un año en el país.
Eólica y solar, las más comunes.
Eólica y solar, las más comunes. (Archivo)

Valle de México

Con base en los resultados estimados por la Agencia Internacional de Energía Renovable (Irena, 2015) en México para 2030 las Fuentes Renovables de Electricidad (FRE) podrían tener una participación de 94.5 GW (85.7 por ciento del total), generando hasta 46 por ciento de la electricidad demandada por año.

Para ello, se requeriría de una tasa de 12 por ciento de crecimiento anual, en capacidad instalada de FRE, refirió una investigación denominada "Mapa de ruta y estrategia alterna de transición energética para el Sector Eléctrico Nacional. La importancia de la generación distribuida a nivel regional", realizada por académicos y estudiantes del Tecnológico de Estudios Superiores de Cuautitlán Izcalli (TESI).

TE RECOMENDAMOS: Captación de agua pluvial, opción viable para México

En un cuadro comparativo, especificaron que en 2014 con tecnología eólica, solar, geotérmica, hidroeléctricas y biomasa se generaban 15.51 gigavatios (GW) y que para 2030 se espera incrementar esta tecnología para alcanzar a producir 94.5 GW.

Señalaron en su trabajo que es altamente viable en el país lograr una transición energética a un sistema descentralizado de generación sostenible, pero requiere de procesos de ejecución sistematizados, planeados a largo plazo y avalados por los diferentes actores involucrados.

Por lo general el uso de suelo en donde existe la factibilidad de generar energía mediante FRE, son terrenos ejidales o reservas ecológicas, sitios geográficos en donde se asientan comunidades que por lo general han estado ausentes de los beneficios de las grandes ciudades y donde el hambre y la pobreza han imperado por generaciones.

Por ello, resulta imperativo involucrar a las comunidades originarias en la definición de la política que impulse el desarrollo de los Proyectos de Transición Energética (PTE), además de plantear a los involucrados condiciones justas y de desarrollo socio-económico, para lo cual sería necesario revisar contratos de arrendamiento, políticas de uso de suelo, tenencia al uso de suelo, así como evitar al máximo el impacto medio-ambiental.

MMCF