Leoneses viven posadas

Días antes del inicio de las tradicionales posadas, los leoneses planean esta tradición tan esperada cada año. Muchas familias adaptan la tradición de acuerdo al número de integrantes o de ...
En temporada navideña ocurren numerosos accidentes con quemaduras y lesiones graves a causa del mal uso y manejo de los fuegos artificiales.
Las posadas son tradiciones que gustan a chicos y grandes. (Cortesía)

León, Gto.

En León, las posadas han ido innovando. Desde las tradicionales donde se cargan a los peregrinos y se reza, hasta las populares donde el aguinaldo se controla con pases, o incluso las que terminan en baile y 'ponches con piquete'.

Días previos, los negocios se preparan para la venta de cualquier producto o alimento que se requieren para realizar la posada. Desde los dulces para los aguinaldos, lucecitas, velas, confeti, hasta las piñatas e incluso los peregrinos o santos para adornar el nacimiento. Tradicionalmente inician el día 16 y concluyen el 24 de diciembre. En León todas se realizan por la noche.

En las posadas tradicionales, el rezo y canto a los peregrinos –imágenes- se hace en la casa de la persona que le tocó –dar ese día los aguinaldos-, o bien en casa de los organizadores. Primero se hace el rezo del rosario, combinado con cantos y luego la letanía, al final el tradicional canto, "ándele Lupe cabeza de araña sal y reparte los rabos de caña", no pueden faltar.

Al finalizar se hace la entrega de los aguinaldos a las personas que participaron y se rompe la piñata, de olla de barro o cartón que puede ser en cualquier figura.

En algunos casos, se sacan a los peregrinos a las calles para ir haciendo la petición de la posada al tocar en diferentes puertas.

Pero si la posada fue 'más popular', es decir, el rezo se hace en la calle. Los peregrinos pueden ser imágenes y en algunos casos, niños vestidos de la Virgen y San José. Toda la actividad se hace en la calle que incluso tienen que cerrarse para evitar la circulación de los vehículos. En algunos casos suman más de 100 personas, por lo que la posada la tienen que dar hasta entre 3 personas que se dividen los gastos.

En estas posadas, los vecinos se coordinan, acudan o no, recen o no, a la hora de la entrega de los aguinaldos deben presentar un pase o contraseña para recibir los dulces. Quien no presente su boleto, es porque simplemente no está invitado y no puede recibir su aguinaldo, lo que rompe con lo tradicional.

"Las mías son 6, 10 o 15 posadas", dicen los que asisten, y su 'montón de aguinaldos', se les entregan y todos van a parar a una bolsa grande o caja.

Pero también lo que va cambiando, según la edad de los jóvenes son las famosas 'posadas baile', donde sólo se hacen con el pretexto de reunirse y todo termina en fiesta y bebida.

Sólo importa contar con confeti, serpentinas y globos para ambientar el lugar, de fondo se puede escuchar las tradicionales canciones de las posadas, "en nombre del cielo, os pido posada pues no puede andar mi esposa amada", ya sea al ritmo de cumbia, banda o rock.

El ponche tiene que ser con 'piquete' para entrar en calor, una posada baile, va desde el antro donde se promocionan así, los bailes masivos o bien sólo basta con que se cuente con una casa o un lugar donde pueden reunirse, tener música y cada quien lleva lo que quiera tomar.