Popochas serán comercializadas como croquetas

Pretende Tlajomulco sacar provecho al pez que en los últimos años ha muerto de manera masiva en la Laguna de Cajititlán
Limpian Laguna de Cajititlán
Limpieza de Laguna de Cajititlán (Nacho Reyes)

Guadalajara

Las escenas de miles de peces muertos flotando sobre el agua no se verán más en la Laguna de Cajititlán, en Tlajomulco, al menos así lo considera el  Gobierno Municipal, que logró obtener un permiso federal para el uso de una red de pesca que se encuentra prohibida a nivel nacional, pero que les permitirá capturar “popochas”.

Poder pescar esta especie, con alto índice de reproducción, y no apta para el consumo humano, no solamente servirá para evitar la mortandad masiva en este vaso lacustre, además impulsará la economía del poblado pues se echará a andar un programa de comercialización que consiste en procesar la popocha para convertirla en harina, abono orgánico y croquetas para perro y gato.

El tema del abono orgánico, permitirá tener una alternativa de fertilizantes a los agricultores de la zona para que estos eviten emplear agroquímicos en sus cosechas, y a su vez, la laguna no reciba esos residuos, en tanto que las croquetas para mascota, se procesarán y comercializarán por medio de un acuerdo con la empresa dulcera Mazapán de la Rosa, pero con el beneficio para los pescadores, que se encargarán de la extracción del pez.

En este mismo marco de medio ambiente, que será una de las principales agendas en Tlajomulco los próximo tres años, el alcalde informó que las obras del desarrollo Santa Anita Hills o también conocido como Bosque Alto permanecen clausuradas y que en esta misma semana quedará integrado por completo el expediente para presentar los juicios de lesividad anunciados para invalidar acciones municipales a favor del desarrollo inmobiliario.