Encuentran metales pesados en orina de habitantes de Poncitlán

Plomo y mercurio, arroja el estudio encabezado por un equipo de académicos de la Universidad de Guadalajara.
Habitantes de Poncitlán el viernes pasado. Pedían ayuda al poder legislativo.
Habitantes de Poncitlán el viernes pasado. Pedían ayuda al poder legislativo. (Cortesía)

Guadalajara

Un equipo de académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) confirmó la presencia de metales pesados como plomo y mercurio en la orina de algunos habitantes de la localidad de Agua Caliente, municipio de Poncitlán, Jalisco, ubicado en la Ribera de Chapala.

Estos son los hallazgos en la primera etapa de la investigación encabezada por Felipe Lozano Kasten, profesor del Departamento de Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), quien también mostró que en las viviendas del poblado existe presencia de metales que no se encuentran de manera natural en México, como el tungsteno, usado entre otras aplicaciones, para la producción de bombillas.

“Empezamos a encontrar que la gente está orinando plomo, que están orinando molibdeno, otro metal duro que no se produce en el país y que se usa en la industria del acero inoxidable, y también encontramos mercurio. En sus viviendas identificamos metales; nos falta cuantificarlos, los niveles van a determinar el daño”, señaló Lozano Kasten, en rueda de prensa realizada este lunes.

La investigación, que todavía está en curso, tiene como objeto validar científicamente el daño renal entre pobladores, denunciado por medios de comunicación, lo que llevó a aplicar varias pruebas médicas para la detección de albumina en orina, en la totalidad de la población.

Lozano Kasten informó que los resultados, obtenidos hasta diciembre, sugieren que por lo menos 270 de los 950 habitantes de Agua Caliente padecen algún grado de daño renal. La mayoría son niños de 5 a 9 años de edad.

El investigador explicó que hasta ahora no se ha determinado una causa única sobre el aumento de casos de daño renal, que los pobladores adjudicaban a la calidad del agua que se les suministra a través de pozos. El estudio revela que el origen de la enfermedad es multifactorial, e incluye desnutrición y cultivos con exceso de agroquímicos.

El investigador dio a conocer que la población de este municipio, gasta en promedio cada semana 456 pesos en alimentación y que su dieta es deficiente en calorías y proteínas, lo que les provoca desnutrición crónica.

Presente en la conferencia de prensa, el rector general de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla, afirmó que los hallazgos del equipo de investigadores apuntan a un estado de crisis en la población de Agua Caliente y de sus alrededores.

“Creemos que es el principio, la punta del iceberg de un problema ambiental que está impactando gravemente a la salud de la población de Jalisco. Otras comunidades alrededor del lago de Chapala también presentan afectaciones a la salud, en algunos casos se han manifestado y en otros no se ha dado seguimiento”, dijo Bravo Padilla.

También informó que se han enviado pruebas a laboratorios estadunidenses para confirmar o descartar la presencia de metales pesados, y así compararlas con los resultados preliminares de dicha investigación.

Bravo Padilla exhortó a que más instituciones, tanto educativas como gubernamentales, se sumen para resolver el problema ambiental y social de estas comunidades.

El equipo de estudios de la UdeG está conformado por profesores y estudiantes de posgrado de los centros universitarios de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), de Ciencias Biológico y Agropecuarias (CUCBA) y principalmente del CUCS.

GPE