Urge cambiar política de estacionamientos en la CdMx

Los funcionarios y especialistas señalan que el automóvil tiene que dejar de ser la prioridad y que el ciudadano ocupe ahora los principales espacios.
Durante el foro se presentó el libro "Ciudades para la gente", del urbanista Jean Gehl.
Durante el foro se presentó el libro "Ciudades para la gente", del urbanista Jean Gehl. (Especial)

México

En Ciudad de México 42 por ciento de la infraestructura se destina a estacionar automóviles, por lo que urge cambiar las políticas de aparcamiento, coinciden expertos en el Core Foro Urbano.

El automóvil tiene que dejar de ser la prioridad, el ciudadano debe ser ahora quien ocupe los principales espacios, se requiere transporte limpio y facilidades para peatones y bicicletas. También se necesita bajar el costo de la vivienda y que la gente vuelva a habitar la zona central, señalaron funcionarios, desarrolladores, arquitectos, urbanistas y activistas.

Durante dos días el foro se dedicó al análisis de la zona de actuación por cooperación Reforma-Alameda, donde se prevén inversiones inmobiliarias importantes en los próximos años.

Entre los asistentes estuvieron los secretarios de Desarrollo Económico y de Desarrollo Urbano y Vivienda, Salomón Chertorivski y Felipe de Jesús Gutiérrez, respectivamente, así como la subsecretaria de Movilidad, Laura Ballesteros, además de los empresarios Antonio del Valle, del Grupo Kaluz, organizador del foro, y el arquitecto José Castillo, curador del foro.

En el acto también se presentaron los finalistas del concurso “Menos cajones, más ciudad”, organizado por el Instituto de Políticas para el Transporte (ITDP) y el Desarrollo y el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Gabriela Alarcón, experta del Imco, explicó la función del certamen: “Los concursos arquitectónicos, los de ideas, son una herramienta que permite construir visiones mucho más enriquecidas sobre cómo tratar de tener una ciudad más moderna, sustentable y más pensada para los peatones y ciclistas”.

La especialista cuestionó cómo hemos construido “una ciudad para los coches, lejos de las personas. Tanto autoridades como sectores importantes de la sociedad todavía viven bajo el paradigma de que más estacionamientos ayudan a limitar la congestión.

“En ‘Menos cajones más ciudad’, lo que hacemos es convocar a quienes ya conocen cómo funcionan las cosas en otros países para ayudarnos a repensar, a socializar este concepto, de que menos estacionamientos nos permitirá tener una mejor sociedad.”

Imco e ITDP recibieron 52 propuestas para reutilizar estacionamientos y cubrir otras necesidades o mejorar la calidad de vida en la ciudad, de los cuales se seleccionaron tres finalistas en la categoría estudiantes y seis en profesionales. En enero darán a conocer los ganadores.

Actualmente circulan en Ciudad de México 5.5 millones de autos, esto equivale a 400 vehículos por cada mil habitantes, por ello es importante invertir en un sistema de transporte digno, para lo cual al año se requerirá invertir al menos 30 mil millones de pesos.

Sin embargo, 76 por ciento del presupuesto federal se destina a infraestructura para el automóvil.

Bernardo Baranda, director para América Latina del ITDP, explicó que hoy en día el estacionamiento es el uso del suelo con mayor crecimiento en Ciudad de México, y de acuerdo con el experto Andrés Sañudo, de Céntrica, de los más de 16 millones de metros cuadrados proyectados por los desarrolladores para los próximos años, 42 por ciento son automóviles, al menos 250 mil cajones.

Ballesteros adelantó que ya hay una nueva norma en revisión en la Consejería Jurídica del Gobierno de Ciudad de México y que podrá quitar las exigencias de mínimos de estacionamiento y reemplazarlos por límites máximos, como ocurre en ciudades como San Francisco, California.

Sobre la ciudad, Alfonso Salem, de Inmuebles Carso, aseguró que colonias como Doctores, Pensil, Azcapotzalco y el Centro Histórico tienen todos los servicios y se deben potenciar, pues la reconversión de espacios colindantes a grandes desarrollos es deseable.

Los expertos llamaron a repensar la ciudad en términos de dónde vive la gente y dónde trabaja.

El titular de Seduvi aseguró que el actual marco normativo fue pensado para una ciudad en expansión, pero hoy la capital pierde población, “cualquier proyecto tiene que compensar y con un sistema de actuación se dan las reglas claras que dan certidumbre y transparencia de costos y beneficios”.

“LA CULTURA DEL CAPUCHINO”: JEAN GEHL

El urbanista detrás de la reciente transformación de Nueva York, Melbourne, Copenhague y Moscú, entre otras, Jean Gehl, abogó por frenar la invasión automotriz que ha devastado las ciudades.

“Es vital quitar espacios a los automóviles para dárselos a las bicicletas”, dijo, y expuso cómo en 2015 entre 37 y 45 por ciento de los habitantes de Nueva York acudieron al trabajo en bicicleta, lo cual ha impactado en una reducción del tráfico vehicular.

Orador central de Core Foro Urbano, Gehl expuso cómo en Copenhague primero se abrieron calles peatonales, pero inmediatamente después vino sacar los automóviles de las plazas y lograr que en éstas se instaurara la “cultura del capuchino”, es decir, espacios y terrazas para cafés donde descansar y disfrutar del clima, lugares públicos de reunión. “Decían que los daneses no éramos italianos, que no teníamos cultura de la plaza y el café. Se equivocaron”, sonríe al relatar.

Al final, sigue la ciudad activa, aquella donde los habitantes buscan lugares para jugar y moverse.

Gehl presentó en México la primera edición en español de su libro Ciudades para la gente, editado por Grupo Kaluz, organizador del foro, y ediciones El Equilibrista.