No existe un protocolo para policías de Proximidad

Tras el tiroteo a bordo de un camión urbano donde un menor perdió la vida, se da a conocer que lo que sí hay son manuales de operación con directrices específicas para el actuar de los policías.

Guadalupe

Mientras el municipio de Guadalupe defiende "el protocolo" seguido por sus policías de Proximidad que culminó en la muerte de un menor de 14 años, es importante señalar que no existe un manual como tal.

Lo que sí hay son manuales de operación. Milenio Monterrey tuvo acceso a uno de ellos, donde se establecen directrices muy específicas. El documento indica a los policías cómo actuar en cada situación, desde un robo hasta un secuestro.

Uno de esos apartados habla sobre los Principios Generales de la Intervención Policial. De entrada, el texto es lapidario si se aplica al caso ocurrido a bordo de la Ruta 2.

"Antes de cualquier acción, el policía deberá analizar su intervención con respecto a el momento, el lugar y la ausencia o existencia de peligro".

El manual también advierte a los policías que deberán identificar situaciones de peligro y calcular los riesgos de su intervención.

Además, se les pide evitar al máximo trasgredir las precauciones elementales de seguridad y no tomar riesgos adicionales.

Otro apartado versa sobre Estrategia, Táctica y Técnica, en la que se manifiesta que "el policía preventivo debe tener presente que existen estrategias, técnicas y tácticas a emplear para: prevenir situaciones peligrosas, hacer frente a situaciones de esta naturaleza y hacer frente a situaciones que se salen de control y pueden dañar al policía o ciudadano".

Finalmente, el documento establece cuándo y cómo emplear el Uso Razonable de la Fuerza. La recomendación es simple: agotar todos los medios pacíficos y si no hay respuesta, utilizar la fuerza.

Pero hay una excepción... la regla se invalida cuando se comprometa la vida o integridad propia o de terceros.

Y es aquí cuando el criterio del elemento entra en juego. Si considera que hay un riesgo mayor, debe actuar de inmediato, y neutralizar incluso con su arma de cargo el peligro. Es a todas luces un volado del cual no siempre se obtienen los mejores resultados.

Para los especialistas, el modelo de Policía de Proximidad aún tiene mucho por avanzar. Martín Treviño, consultor en materia de seguridad, indicó que no basta con capacitar a los elementos y enviarlos a la calle, sino que se requiere un largo proceso para adiestrarlos en forma debida.

Actualmente el modelo se encuentra en el "ojo del huracán" tras la muerte de un menor de edad. Al día de hoy, se aplica en Escobedo, Apodaca, San Pedro, Santa Catarina y Guadalupe. La tendencia marca que el resto de la zona metropolitana lo adoptará en breve.