Fuera de la policía de Tepatitlán 13 elementos y 17 en revaloración

Los que renunciaron voluntariamente pueden irse a otro municipio si pasan el examen en aquella corporación.

Guadalajara

Un total de trece elementos de la Comisaría de Seguridad Pública Municipal de Tepatitlán debieron ser dados de baja por no aprobar los exámenes de control de confianza, sin embargo se llegó a distintos acuerdos laborales con cada uno de ellos, según informaron autoridades municipales.

Pablo Fabián Ibarra Pérez, comisario de seguridad pública, señaló que seis policías municipales presentaron su renuncia voluntaria al verse “acorralados” por la decisión del secretariado ejecutivo de las pruebas de confianza, al señalar como fecha límite el 31 de octubre para que las corporaciones de seguridad se desprendieran de sus elementos no aptos, por lo que los ahora ex oficiales decidieron separarse del cargo en los mejores términos con la comisaría.

Otros cuatro que tampoco habían pasado los exámenes, al no presentar su renuncia a tiempo, la instancia jurídica del ayuntamiento debió darlos de baja administrativamente y aplicarles el proceso correspondiente, mientras que otros tres elementos, que también habían reprobado el examen con anterioridad, al ser personal eventual, se les acabó su contrato y éste ya no se les renovó.

Sin embargo, de acuerdo con Ibarra Pérez, hay al menos otros 17 policías que están en proceso de ser revaluados, por lo que podrían darse más baja de elementos en las próximas semanas, en caso de no volver a pasar el examen de control de confianza, el cual se les aplica en el Centro Estatal de Control de Confianza, en Guadalajara.

El comisario no quiso dar a conocer el total de elementos policiacos con los que cuenta el municipio, argumentando razones de seguridad, empero señaló que la plantilla actual es suficiente para cubrir las necesidades de vigilancia de un municipio como Tepatitlán y que hay unas 20 plazas vacantes, que para cubrirlas, los aspirantes deben primero aprobar el examen de control de confianza y mientras se desempeñan como becarios o cadetes de la corporación municipal.

Por su parte, el alcalde Jorge Eduardo González Arana, señaló que de los policías que no aprobaron el examen, “los que fueron inteligentes” presentaron su renuncia a tiempo y se les benefició con un mejor finiquito laboral y además de poder presentarse a laborar como policías en otro municipio, siempre y cuando pasen la prueba cuando se les vuelva a aplicar en otra corporación.

“Los que no quisieron renunciar y se aferraron a seguir en la policía a pesar de no haber aprobado, pues se les tuvo que dar de baja y su expediente fue subido en automático a la Plataforma México, por lo que ya no tendrán oportunidad de trabajar como policías en ningún otro lado”, finalizó el primer edil.