El pole dance, deporte que va ganando respeto

A corto plazo, el Pole Sport podría considerarse deporte olímpico y México, apunta para potencia
El deporte del tubo que va ganando respeto
El deporte del tubo que va ganando respeto (Nacho Reyes )

Guadalajara

Sobre la calle Prisciliano Sánchez, en el centro de Tlaquepaque, una mujer joven lucha con la cara de una pequeña niña para aplicarle maquillaje, madre e hija se encontraban a las afueras del centro cultural El Refugio donde habría un evento infantil, de pronto, con el cabello un tanto alborotado, maquillaje simple, mallas y una blusa larga, el paso firme de otra chica captó la atención de la pequeña; en la espalda de la joven, la frase “Pole Fitness” resaltaba junto a la silueta de una mujer rodeando un tubo.

La escena bien podría haber sido sacada de aquella película de 1983, Flashdance, no sólo por la apariencia de la joven, también por el contexto, pues ella se dirigía a una competencia de un deporte que en la actualidad pretende ganarse el respeto y reconocimiento social, para lo cual tendrá que romper algunos tabúes y prejuicios, pues hablar del pole dance, pole fitness, pole art o pole en cualquiera de sus variaciones, podría traer a la mente un centro nocturno, aunque la realidad es otra y esta incluye horas de gimnasio, preparación y disciplina.

Música, luces, cuerpos atléticos, maquillaje, atuendos brillantes, algunas siluetas bien definidas y otras no tanto, pero que por igual denotan meses de trabajo en el gimnasio, fueron los ingredientes del primer concurso de Pole Dance que se desarrolló en Tlaquepaque y que convocó a competidores más allá de las fronteras de Jalisco, como Colima, Chihuahua, Michoacán y Nayarit.

Cada uno de los participantes, la mayoría de ellas mujeres, pero algunos hombres también, demostraron en el escenario que son capaces de realizar impresionantes rutinas en un tubo de 45 centímetros de diámetro y tres metros de largo, capaces de formar figuras que parecerían imposibles por la forma en que desafían a las leyes de la física y que además lo hacen ver tan sencillo que logran una armonía similar a la de una bandera ondeando sujeta al asta.

Entre la emoción y los nervios, Jazmín acudió a su primera competencia tras seis meses de entrenamiento, las casualidades de la vida quisieron que su debut fuera el mismo día de su cumpleaños número 21, en las tres rondas se mostró segura, sus movimientos fueron firmes y siempre acompañados de una gran sonrisa, suficiente para que la joven se llevara una grata experiencia que abrió su apetito para lograr un nombre en este deporte, “la verdad espero poder subir de categoría y poder competir a otro nivel”, señaló.

La presentadora de cada una de las competidoras es Verónica Peralta, instructora y ex campeona a nivel nacional, también organizadora del evento, “la idea surge porque las propias alumnas lo piden, pensábamos hacer algo interno en nuestra academia, pero fue tanta la difusión y respuesta que se creó este evento a mayor magnitud”.

Para calificar a las jóvenes participantes de cada una de las categorías, el jurado tuvo una invitada de lujo, de nacionalidad argentina, Victoria Ramé, campeona Panamericana y presidenta de la Asociación Cordobesa de Pole Sport, que consideró que es solo cuestión de tiempo para que el Pole Fitness se reconozca como disciplina olímpica, “porque tiene todo lo que un deporte requiere para ser olímpico, México es de los países que llevan más atletas al mundial (14)”, agregó.

Entre el contingente mexicano que en junio próximo representará al país en Holanda, destaca el michoacano Jesús Ávalos Orozco, que en dos años de entrenamiento y hacer frente al machismo, los prejuicios y los tabúes de una sociedad, se ha logrado colocar como el número uno de su categoría en el ranking mundial, pero que al igual que las 17 competidoras que viajarán al mundial, carecen de apoyo gubernamental, pues los gastos corren por cuenta propia, “de México es el primero que va en esa categoría y a nivel mundial tiene muchas posibilidades”, señaló Jessica Mariscal, coach de Jesús.

Hace cuatro o cinco años, muchos se habrían escandalizado, pero actualmente, el Pole Fitness comienza a ganar seguidores y aceptación, además, México podría llegar a ser potencia, pero sobre todo, este deporte se ha convertido en una de las alternativas de activación física que ofrece trabajar cada parte del cuerpo, la mente y además combatir enfermedades como la depresión, pues sin lugar a dudas mejora de manera considerable el autoestima.

MC