"No podía permitir que Bob Filner fuera alcalde"

Empleada municipal que fuera víctima de acoso sexual deja atrás el tema de Bob Filner, el día que la ciudad elige a su sucesor
Irene McCormack
(Alexandra Mendoza)

San Diego

La mujer que desató el escándalo político que derivó en la renuncia del ex alcalde de San Diego, Bob Filner, puso punto final a ese capítulo en su vida, el día en que la ciudad vota para elegir a su sucesor.

Irene McCormack, empleada municipal que recibirá 250 mil dólares por parte de la ciudad, tras un acuerdo anunciado la tarde del lunes en torno a la demanda civil en contra de Filner, destacó este martes en rueda de prensa que su intención nunca fue obtener dinero, sino la renuncia del funcionario.

"Ver todo lo que la oficina tuvo que pasar, no solamente mujeres, también hombres, el ambiente hostil de trabajo, gritos, la forma tan horrible que la gente era tratada en esa oficina, todo eso combinado, hice lo que tenía que hacer. no podía permitir que ese hombre fuera alcalde, no era lo correcto", dijo.

McCormack, quien por decisión propia dejará su puesto en el municipio el 1 de abril, dijo que desconoce a qué se dedicará de ahora en adelante; inclusive, no sabe si permanecerá en San Diego.

La ex directora de Comunicaciones dijo que no ha seguido las campañas políticas, pero espera que el próximo alcalde sea "un líder a quien le importe su ciudad y sus comunidades".

Ante la pregunta de la prensa de qué mensaje mandaría al ex alcalde Bob Filner, enfatizó tajantemente: "no quiero volver a hablar con él en mi vida".

Su abogada Gloria Allred señaló que están satisfechos con el acuerdo que se alcanzó con la ciudad, y aunque saben que de haber ido a juicio podrían haber obtenido una cantidad económica mayor, destacó que fue el deseo de su cliente, dejar esto atrás lo antes posible.

"Creemos que un jurado nos hubiera dado una cantidad mayor a la que obtuvimos en el acuerdo legal, pero Irene sentía que era importante para la Ciudad de San Diego, que tanto ama, el poder dejar esta demanda atrás. Aunado a ello, mi clienta está lista para continuar con su vida sin tener que recordar lo sucedido con el ex alcalde", expuso.

La abogada destacó que este caso manda un mensaje a los políticos electos de que "nadie está por encima de la ley", y debe existir respeto en el ambiente laboral.

Tras el acuerdo pactado ayer, se evita un juicio que estaba programado para febrero de 2015, en el cual, se había pedido en un inicio, una cantidad de 1.5 millones de dólares.