Los pluviales son insuficientes ante llegada de fenómenos: historiadora

El problema no se ha solucionado, señala.
Margarita Domínguez Martínez, jefa del Archivo Histórico de Monterrey.
Margarita Domínguez Martínez, jefa del Archivo Histórico de Monterrey. (Roberto Alanís)

Monterrey

Después de la fatal inundación de 1909, donde murió el 30 por ciento de la población de Monterrey, comenzaron las construcciones de las grandes obras de drenaje pluvial. Sin embargo, más de cien años después resultan insuficientes ante el crecimiento de la urbe y la llegada de fenómenos naturales.

Así lo señaló Margarita Domínguez Martínez, jefa del Archivo Histórico de Monterrey, quien mencionó que aunque los diferentes gobiernos a lo largo del tiempo han tomado medidas para evitar que la metrópoli colapse en época de lluvias, hasta la fecha el problema no se ha solucionado.

“El grueso del drenaje pluvial se ha hecho en el Porfiriato, o sea, en la actualidad no se han hecho obras grandes de drenaje pluvial en la mayor parte de la ciudad. Eso quedó de manifiesto en el huracán Gilberto”, apuntó la historiadora.

Lo anterior, indicó, es evidencia de que a pesar de la devastación ocurrida en 1909, la población regiomontana no se preparó para eventos similares en el futuro.

“Durante el trienio de Leopoldo González Sáenz (ex alcalde de Monterrey), a mediados de siglo, se hace una reestructuración o canalización del río Santa Catarina; sin embargo, eso no fue suficiente”, recordó.

En ese sentido, existen varios factores que complican la situación cada vez que un meteoro azota la urbe: las corrientes subterráneas y la falta de planeación urbana.

Según registros históricos de la Fundación de Monterrey, lo que ahora es el centro es descrito como un lugar cuya vegetación es característica de ecosistemas con mucha agua: había nogales, aguacatales, entre otros.

La historiadora también hizo hincapié en que cada cierto tiempo a la región llegan ciclones devastadores, según las teorías de algunos especialistas que han estudiado el tema, como el cronista y geógrafo Gerardo Merla.

“De tiempo en tiempo, en Nuevo León, sobre todo en esta región, hay problemas con el agua, el río Santa Catarina se llena y se desborda”, expuso la historiadora en entrevista.

Debido a ello, Margarita Domínguez consideró que tanto las autoridades como la población en general deben tomar medidas, pues aunque ya hay un importante avance siguen existiendo áreas de oportunidad.

“No hay una fecha exacta para decir que es cada 30, 40 o 50 años, pero estos fenómenos sí se repiten”.