Usarán la plaza Isauro de imán para el turismo

El secretario de Desarrollo Económico, Jaime Posadas, dijo que el sector comercial pidió que camiones no pasen de largo a Miramar y lleguen al centro.
La obra continúa en deterioro al no recibir mantenimiento integral debido al pleito legal.
La obra continúa en deterioro al no recibir mantenimiento integral debido al pleito legal. (José Luis Tapia)

Madero

Desde 1982 cuando el conflicto entre el Sindicato Petrolero de la sección 1 y el Gremio Unido de Alijadores surgió, se buscaba crear para Ciudad Madero una plaza que sirviera de identidad, pero hoy, el espacio que albergara a la escuela Isauro Alfaro, y el sitio donde muriera el líder del mismo nombre, sigue estancado.

De una u otra manera las autoridades han buscado reactivar económicamente la construcción a medias: una plaza sin quiosco, deteriorado, con detalles sin terminar, un centro comercial en obra negra y un estacionamiento desaprovechado.Ha sido escenario de eventos culturales, ferias educativas y hasta la feria de San Valentín, y ahora, el perímetro de la plaza Isauro Alfaro de Ciudad Madero se convertirá en estacionamiento de autobuses charters durante el periodo vacacional de Semana Santa, una medida que se tomó con el fin de reactivar un área que por problemas legales ha quedado estancada y se busca impulsar a petición del comercio establecido.

“Tomamos un acuerdo con la Secretaría del Ayuntamiento, le comunicaría al director de Tránsito para su disposición, por lo pronto existe la instrucción de que se permita a los autobuses foráneos estacionarse en el centro”, declaró Jaime Posadas Lara, secretario de Desarrollo Económico.

Precisó que el sitio destinado como estacionamiento para los autobuses charter sería a un costado de la Plaza Isauro Alfaro, sobre la avenida Francisco I. Madero, que es una de las más importantes de la ciudad por el tráfico que diariamente transita.

Hay que recordar que fue en la administración del ex alcalde Guadalupe González Galván que inició la obra del estacionamiento subterráneo de la plaza, hace más de siete años, periodo en que dicho proyecto se ha estancado por problemas legales con la empresa Villa de Aguayo.

Se pretende alistar cuatro cajones y lo que se espera es que el tiempo permita realizar el rayado que delimite las áreas, reconoció el funcionario, ya que hay otro tipo de trabajos que son prioridad, como la señalización con pintura en los vados de playa y barridos de carriles.

La estrategia, expuso Posadas Lara, no es un reclamo de la iniciativa privada local y del sector comercial establecido, quien en su momento enfatizaron que los autobuses con turismo solo pasa por el centro de Ciudad Madero como si pasara por una colonia.

“Lo que los comerciantes han visto en años anteriores es que los charters que salen de la playa Miramar pasan de largo la zona centro de Madero, como pasar de largo en cualquier colonia y sector.Un estacionamiento en la plaza Isauro Alfaro, para que en forma temporal puedan viajar los turistas y puedan consumir, así como al mismo tiempo también disfrutar de los espectáculos que ofrecerán como municipio en esta plaza”, explicó el especialista en turismo.

Dicha medida nunca se había pensado ni contemplado, dijo, ya que los charters llegan a Miramar y se dirigen a Tampico, ignorando completamente a la urbe en la que geográficamente se ubica el paseo turístico de playa más importante del Noreste.

“No se había hecho nunca y ha sido un reclamo permanente, constante y esperado de parte del comercio autorizado de la zona centro de la urbe petrolera.

La intención de estos espacios es facilitar que puedan tomarse unos minutos o unas horas para bajarse”, acotó.Informó que el número de autobuses charter que llegan se ha venido incrementando, ya que en verano de 2013 registraron fines de semana de hasta más cien autobuses “y queremos que varios de estos autobuses se queden en ciudad Madero a derramar económicamente”.

UN SÍMBOLO PERDIDO

Para el cronista de Tampico, la construcción de la plaza Isauro Alfaro era la necesidad de los organismos, de los políticos y de la misma ciudadanía maderense de separarse socialmente de Tampico.

“Una plaza les daría la identidad que necesitaban para poder promoverse como ciudad y no como una colonia de Tampico, señala Marco Antonio Flores.“Se creó una plaza que simbolizaba un lugar propio, donde la gente llegaba a sentarse, a platicar a convivir. Una plaza es el sitio al que todos concurren”.

Explica que la construcción promovida por La Quina fue bien aceptada en su momento, y era tanto el impacto que todos querían dejar una huella en ella, “por eso tantas modificaciones”. 

Mario Sosa Pohl como alcalde hizo una rehabilitación, posteriormente se hizo el proyecto de un estacionamiento subterráneo como Tampico, y el centro comercial, que quedó abandonado.

Lo que actualmente se conoce como la Plaza Isauro Alfaro, fue un espacio comercial  o zócalo, que contaba con tintorería, notarias públicas, comederos, en los años 80; sin embargo ante la idea de contar con una plaza pública, el ex alcalde Erasmo González Martínez, el sindicato petrolero, el club de leones y la Cámara Nacional de Comercio, conformaron un patronato que llevó a cabo la edificación de la plaza municipal.

Carolina Infante cronista de Ciudad Madero, detalló que en aquel entonces, la plaza Isauro Alfaro, contaba con árboles frutales, fuentes  que daba una imagen diferente a la urbe maderense y era uno de los sitios de gran atracción, era de las más visitadas.

Aunque se ha considerado que el kiosco de una plaza municipal, refleja la identidad del municipio, para la cronista de la urbe petrolera; Ciudad Madero con el paso de los años ha buscado modernizarse“Las ciudades pintorescas son las que mantienen su kiosco, en el caso de ciudades modernas están cambiando y están siendo renovadas e innovadoras en cuanto a las estructuras de las plazas, en Madero lo que trataba de ofrecer es un identidad de la playa con la instalación de estructura en forma de concha de mar como imagen representativa, lamentablemente no se logró por razones de índole legal”, explicó.

Detalló que después de la administración de Erasmo González,  llega el gobierno municipal de Jorge Mario Sosa Pohl y se llevan a cabo trabajos de remodelación y se instala el kiosco que representaba una nueva imagen e identidad  a la plaza pública de la ciudad.

Llega  una tercera remodelación, esta se realiza durante la administración de Guadalupe González Galván,  que dentro de proyecto se planteó como idea original que la plaza tuviera como identidad una concha de mar y estacionamiento de un nivel.