La planta de Aguaprieta enterró basura peligrosa

Denuncia formal de trabajadores desde enero de 2015 en la Profepa; la CEA niega conocer el asunto.

Guadalajara

La planta de tratamiento de aguas negras de Aguaprieta, a la orilla norte de la Zona Metropolitana de Guadalajara, ha sido creada para resolver un grave pasivo ambiental: la contaminación de más de ocho mil litros de aguas negras por segundo; pero lo hace, paradójicamente, provocando contaminación: tambos de basura, desechos, residuos peligrosos de su construcción y entrada en operación fueron enterrados, meses atrás, para “ahorrar dinero”.

Bajo el nombre genérico de José Valdez, un grupo de denunciantes, con base en información aportada por trabajadores de la constructora responsable –identifican a Ingenieros Civiles Asociados (ICA), si bien, la concesión global es encabezada por Renova Atlatec- acudió el 30 de enero de este año a la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la cual abrió el expediente PFPA/21.7/2C.28.1/0007-15 para canalizar la queja.

“Se enterraron residuos peligrosos y basura en la construcción de la planta de tratamiento Agua Prieta [sic], vaciaron aceite, sólidos contaminados, cables, basura e incluso tambos”, señalaron por escrito. “La planta de tratamiento […] está en las inmediaciones a la presa Valentín Gómez Farías [donde se genera energía hidroeléctrica por la Comisión Federal de Electricidad]; los residuos se encuentran enterrados atrás de donde antes estaban las oficinas de ICA, llendo [sic] hacia los tanques de biogás, a un costado de la presa”.

Las evidencias son claras: trabajadores que mueven tambos, que depositan en fosos y entierran, lo cual se puede apreciar en un breve video tomado con un teléfono celular.

La delegación Jalisco de la Profepa anunció al quejoso que la denuncia se turnaba a la Subdelegación de Inspección Industrial, “para efecto de que efectúe [sic] las diligencias necesarias con el propósito de determinar la existencia de posibles actos, hechos u omisiones constitutivos de infracción a los ordenamientos ambientales vigentes y, en su caso, esta delegación federal se reserva el derecho de realizar los actos de autoridad de inspección y vigilancia que correspondan…”.

El seguimiento de la denuncia, señala el texto aludido, se puede dar de forma electrónica en la página www.profepa.gob.mx/seguimientodenuncias/inicio.asp. No obstante, durante varios días se trató de consultar y no se tuvo acceso a la misma, la más reciente ayer a las 19:00 hrs por MILENIO JALISCO. “En estos momentos el estatus está como ‘atendida’ y turnada al área de inspección industrial”, señaló uno de los quejosos, lo que no fue posible comprobar.

¿Qué tipo de residuos puede generar la planta de Aguaprieta? La consultora ambiental Agustina Rodríguez, que ha coordinado trabajo jurídico que logró evitar la apertura del monorrelleno de Los Tempizquez, anexo a esta planta, dio una opinión a este diario: “Los residuos del proyecto en todas sus etapas, puede asumirse de manera general, que serán residuos de construcción (residuos de manejo especial), y residuos de operación y mantenimiento (residuos peligrosos y residuos de manejo especial), por lo cual deben tener registro de generador de residuos peligrosos ante la Semarnat -por lo menos para los resultantes del mantenimiento y operación de maquinaria-, y residuos de manejo especial -para el caso de servicios, oficina, post consumo y lodos estabilizados-,y todo ello debe ser recolectado, tratado y dispuesto finalmente por prestadores de servicios autorizados y en sitios de disposición final igualmente autorizados, siendo la obligación de los encargados de la planta cerciorarse de tal situación y tener además los informes de generación correspondientes, bitácoras, planes de manejo, entre otros”

Añade: “Se puede advertir que  el universo de residuos puede ser bastante amplio de cajón. Deberían ya estar registrados ante la Semadet [secretaría ambiental de Jalisco] como grandes generadores de residuos de manejo especial y contar con su plan de manejo de biosólidos, en dicho documento se debe describir los residuos que genera, cuánto genera, de qué tipo, con qué periodicidad, qué manejo le da, quiénes son sus proveedores autorizados, cuáles son sus indicadores de ejecución y éxito del plan, quién es el encargado, etcétera”.

Cualquier tipo de residuo, peligroso o de manejo especial, “que haya sido dispuesto finalmente en tambos enterrados dentro del predio de la planta o fuera de ella debe tener forzosamente autorización emitida por los autoridades ambientales”, subraya la experta.

Este diario buscó contacto con los responsables de la operación de la planta, Renova-Atlatec, pero la respuesta fue que corresponde a la Comisión Estatal del Agua de Jalisco, organismo público del estado, responder las solicitudes de prensa. En ésta, tras una revisión de expedientes, se indicó que se desconoce el asunto y no hay ningún indicio documental de la denuncia.

Lo que dice la ley

Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los residuos, Artículo 16. “La clasificación de un residuo como peligroso, se establecerá en las normas oficiales mexicanas que especifiquen la forma de determinar sus características, que incluyan listados de los mismos y fijen los límites de concentración de sustancias contenidas en ellos, con base en los conocimientos científicos y las evidencias de su peligrosidad y riesgo”.

Artículo 19. “Los residuos de manejo especial se clasifican como se indica a continuación, salvo cuando se trate de residuos considerados como peligrosos en esta Ley y en las normas oficiales mexicanas correspondientes: I. Residuos de las rocas o los productos de su descomposición que sólo puedan utilizarse para la fabricación de materiales de construcción o se destinen para este fin, así como los productos derivados de la descomposición de las rocas; […] III. Residuos generados por las actividades pesqueras, agrícolas, silvícolas, forestales, avícolas, ganaderas, incluyendo los residuos de los insumos utilizados en esas actividades; […] V. Lodos provenientes del tratamiento de aguas residuales; […] VII. Residuos de la construcción, mantenimiento y demolición en general […]

 

Aguaprieta en cifras

8,500 litrospor segundo (lps) es el “gasto de diseño” de la planta de tratamiento de Aguaprieta

6,500 lps es el gasto actual, máximo, ya que una buena parte de las aguas negras del oriente de la ciudad aún se van crudas a la barranca del río Santiago, por falta de colectores

13 hectáreas es la superficie total del terreno que ocupa Aguaprieta, en Zapopan

3,258 mdp costó Aguaprieta, 49% del cual es dinero fiscal y el resto aportado por el contratista privado, que recupera su inversión por una concesión para operar

98 centavos es el costo por cada m3 saneado en esta planta

24 mDP es el costo mensual que debe pagar la ciudad, a través del SIAPA, por el saneamiento que hace Aguaprieta