Invierten 52 mdp en combate a gusano descortezador

Semarnat informó que la plaga fue controlada en Durango pero no ha sido erradicada por completo. Se trataron 64 mil hectáreas de bosques con más de un millón de árboles dañados.

Durango, Durango

En diciembre de 2012, la Secretaría de Medio Ambiente del gobierno federal reconoció el grado de afectación que Durango registraba en materia de plaga forestal, una situación que fue calificada por el titular de la dependencia como impactante.

En ese momento, ninguna otra entidad presentaba el daño que tenía el bosque duranguense y se aseguró que no se escatimarían esfuerzos para su combate.

Se anunció una erogación de 40 millones de pesos y 12 más del gobierno del Estado para contrarrestarla.

La cantidad fue suficiente

Se tenían ya 185 mil hectáreas de bosque afectadas y en la comunidad de Otinapa, se firmó un Convenio de Coordinación en materia de Sanidad Forestal.

Al parecer la cantidad fue suficiente para controlar al gusano descortezador, pues según Ricardo Karam Von Bertrab, delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en la entidad, se invirtieron 52 millones para este objetivo.

El monto fue aplicado en municipios como Durango, Pueblo Nuevo, San Dimas, Guanaceví y Santiago Papasquiaro, donde se concentra la riqueza forestal de la entidad.

Más de un millón de árboles dañados

Karam Von Bertrab señaló que en el Estado se vieron afectadas 64 mil hectáreas de bosques a tratar contra esta plaga, que logró dañar más de un millón de árboles.

La dependencia trabaja en coordinación con la Comisión Nacional Forestal (Conafor), con quien sesionan de manera permanente para dar seguimiento al problema.

Destacó que al momento está controlada pero no se puede afirmar que la entidad esté exenta de volver a sufrir un ataque, ya que el gusano descortezador no está erradicado.

Se han tenido algunos brotes en las comunidades de Otinapa, Margaritas y Santa Bárbara, pero es algo normal debido a que el insecto forma parte del ecosistema.

Aplican acciones de control y combate

Para controlar el insecto descortezador, el gobierno del Estado, la Semarnat y Conafor desplegaron una serie de acciones y medidas como el derribo de árboles, dispersión de insecticidas y demás. A la fecha se trabaja con la colocación de trampas para mantener la población bajo control.

“Dentro de la estrategia se han colocado trampas con feromonas para atraer al insecto y mantenerlo en un sitio concentrado”, dijo Karam Von Bertrab.

Manifestó que autoridades federales y estatales trabajan en coordinación con ejidos y propietarios particulares de predios, para evitar que la plaga del gusano descortezador regrese.

“En esta situación existe un punto que agrava el problema, que los dueños del bosque no viven en esas tierras y la mayoría radica en otro Estado del país o incluso en Estados Unidos y dado que se trata de predios particulares, no se puede ingresar”, concluyó.