Pide Iglesia católica solidaridad con los migrantes

El arzobispo de Monterrey hizo un llamado a las autoridades para tomar responsabilidad ante la situación de los migrantes en el estado.
El arzobispo Rogelio Cabrera López ofició la misa.
El arzobispo Rogelio Cabrera López ofició la misa este domingo. (Leonel Rocha)

Monterrey

Al celebrarse este domingo la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, hizo un llamado a la sociedad a ser solidarios con los migrantes que transitan por la ciudad.

En rueda de prensa, el prelado hizo un llamado a todos "para reflexionar en qué tanto estamos siendo solidarios con los hermanos que, por diversas situaciones, tienen que salir de sus lugares de origen en busca de nuevas oportunidades".

Asimismo, comentó que aunque han tenido problemas con los vecinos de las colonias donde la Iglesia tiene casas de apoyo para los migrantes, han logrado solucionarlos y espera que no se repitan estas quejas.

Argumentó que es necesario entender la diferencia entre el migrante, que lo hace por razones de estudio o laborales, y el que lo hace por necesidad en búsqueda de una mejor oportunidad de vida.

Pidió que los lugareños sean tolerantes y aprendan a ver que estas personas necesitan apoyo durante su trayecto.

"Este fenómeno no es algo nuevo, ha existido desde siempre, aunque ha tenido una acentuación especial en las últimas décadas, por lo que debemos redoblar los esfuerzos en esta área para dar una atención digna a quienes viven itinerantes, no viéndolos como seres indignos, despreciándolos y maltratándoles, sino como personas con una dignidad, que viven una situación diferente y a los que, en la medida de nuestras posibilidades, podemos ayudar para que hagan frente a su situación.

"Invito a toda la comunidad para que atendamos el llamado de la Iglesia, quien, a través de diversas instancias organizadas como Cáritas, entre otras, busca favorecer los procesos y programas de atención a nuestros hermanos, para superar caritativamente todo gesto de rechazo y convirtiéndolo en acciones de acogida en el amor fraterno", comentó Cabrera López.

De igual manera, hizo un llamado a las autoridades a tomar responsabilidad ante esta situación.

“Hago un llamado a que nuestros gobernantes cuidan mucho su bienestar y su seguridad”, comentó.

Nuevamente, el arzobispo habló sobre lo ocurrido en Francia, en el ataque al semanario Charlie Hebdo, lamentando que este tipo de situaciones ocurran en el mundo. Especialmente, el prelado pidió respeto y comunicación entre personas que profesen diferentes religiones, al considerar que no debe ser una excusa para discutir.

“El tema religioso está en la opinión pública por la problemática ocurrida en Francia; creo que es necesario también recordar y recordarnos que nunca puede haber diferencias por las creencias sino que debemos de respetarnos. Como presidente del Consejo Interreligioso de Nuevo León, invito a toda la gente de buena voluntad, a los que profesan diversos credos, a que nos sumemos en esta necesidad urgente de respeto y tolerancia. La religión no es parte de un mercado; es una convicción que cada uno asume libremente, y respetándonos podemos servir mejor a Nuevo León, a nuestro país y al mundo entero”.