REPORTAJE | POR ARTURO MORALES

“Me han 'picado', violado; todo me ha pasado y lo he aceptado”

Luisa es sexoservidora desde los 14 años, cuando escapó de su hogar

Hay peligro en el oficio y en la calle es peor, "por ello evito irme con dos a la vez, con alcoholizados; todos los días se enfrenta uno a este tipo de personas"

“También me cuido de las 'otras' debido a las envidias”.
“También me cuido de las 'otras' debido a las envidias”. (Cuartoscuro)

Nezahualcóyotl

Luisa reconoce que es víctima de la inseguridad y teme no amanecer al día siguiente. Ella, de 33 años de edad, ejerce como sexo servidora desde los 14, cuando dejó su casa donde sufría violencia intrafamiliar.

"El riesgo es que nos golpeen, los propios clientes nos pegan; en el hotel también hay riesgo de que nos maten, nos roben, nos violen", sostuvo durante una entrevista en una calle de Neza.

Este 31 de diciembre, a unas horas de festejar el Año Nuevo, Luisa se colocó en una esquina de la avenida Pantilán, a un costado de un hotel, en la zona céntrica de Nezahualcóyotl. Esperaba laborar de las 13 horas hasta las cinco de la tarde.

La cubría la sombra de un árbol, era la única que ofrecía servicio en la tarde soleada de fin de año.

"Hoy es un día excepcional", le dije a Luisa, a unas horas de que concluyera 2013. Sin embargo, para ella el significado de recibir 2014 había perdido lo especial

- "A mí me da lo mismo".

Tiene algo de grato para ti esta víspera de Año Nuevo, pregunté.

- En mí, ya no. Es un día normal porque dejé a mi familia cuando ingresé a la prostitución.

- ¿Ello te lastima?

- Duele algo, pero te acostumbras.

Agraciada, de 1.65 de estatura, vestía un pantalón vaquero, zapatillas y una playera ajustada de lycra. Dijo vivir sola en un departamento en un municipio de la región oriente del Estado de México.

Reconoció que los riesgos del oficio son fuertes. "Por ello evito irme con dos a la vez y con alcoholizados. Todos los días se enfrenta uno a este tipo de personas".

En prácticamente toda la entidad hay prostitución. Las sexo servidoras tienen que protegerse por su propia cuenta; algunas pertenecen a algún gremio no protocolizado y otras son independientes. Como Luisa.

Involucrada en un oficio que en muchas de las ocasiones se torna incierto, también ha laborado en bares y cantinas, pero en esos sitios no le gustó ofrecer sus servicios. Por ello prefirió trabajar en la calle, aunque reconoce que en cualquier sitio cerrado o no, hay cierto grado de riesgo.

-"Hay riesgo en cualquier lugar, pero en la calle es mayor. He estado más protegida en un bar por la propia seguridad que hay en el negocio, aunque siempre hay la incertidumbre de lo que va a pasar. Me han picado, estuve 15 días en cama; me han violado, me han desvestido. Todo me ha pasado y lo he tenido que aceptar ante la indefensión porque me gustó el oficio, pero el sexo es peligroso".

Admitió que el mayor enemigo de las trabadoras son los clientes. "También me cuido de las otras debido a las envidias, incluso de los patrulleros".

Las sexo servidoras reciben cierta "protección" de los hoteles donde laboran.

-"Hay un persona que nos cobra para que se nos cuide, pero eso no es suficiente. Mi mayor preocupación en este oficio es amanecer muerta un día, pues se dan muchas agresiones en este ambiente, en este trabajo nos estamos jugando un albur, no hay seguridad adecuada y en cualquier momento puede ocurrir una desgracia".

- Qué haces para defenderte, qué llevas.

- La bendición de Dios, solamente.

Enseguida añadió: "la inseguridad se ha incrementado para nosotras, hay más delincuentes, mayor número de robos, nos sacan la pistola, el cuchillo y nos quitan lo que traemos y ya. Además de que existe el rechazo social; las propias mujeres nos dicen corrientes cuando estamos paradas en la esquina, además nos señalan como putas baratas, pero les respondo que lo soy, pero lista porque ellas no cobran".

Con cierto recelo y respuestas breves, narró que solo estudió la primaria.

- "Siempre me gustó a mí el relajo, aunque ahora gano lo necesario para sobrevivir pues el costo de la vida es elevado, incluso no tengo casa propia y rento un departamento".

Su agraciada figura la ha beneficiado.

- "Hay ocasiones en que el cliente paga la renta; los propios clientes pagan el alquiler de la casa cuando se enamoran de uno".

Los riesgos también están relacionados con la salud, pues han fallecido sexo servidoras por contraer SIDA. Otras se han enfermado de gonorrea y papiloma humano.

El consumo de drogas es otro factor que puede estar presente en la vida de este sector. Afirmó que cada quien puede acceder a las sustancias si lo quiere. En lo personal, afirmó no ser consumidora.

En lo espiritual acude a la Santa Muerte para que le brinde protección.

-"Nos protege a la mayoría, también creo en la Virgen María, pero ahorita estoy más con la Santa Muerte, me ha ayudado más. Hoy me siento bien, tengo todo, sobre todo el placer".

Sin embargo, no se ha salvado de ser detenida por ejercer la prostitución y alterar el orden".

En nueve ocasiones ya fue a parar ante el juez cívico, donde ha pagado mil 200 pesos por quedar libre en cada ingreso a la cárcel municipal.

-"Según no tenemos permitido trabajar aquí, y bajo ese riesgo estamos laborando por la supervivencia. Laboro aquí, aunque he buscado trabajar en alguna oficina o fábrica, pero pagan muy poquito, aquí cobro lo que yo quiero, tres salarios mínimos los gano en10 minutos, aunque conozco los riesgos".