“Fue persecución” contra Dr Tool, asegura empresario

El equipo era el más barato y cumplía las normas de verificación de autos, asegura Arturo Medina; niega vínculos con ex funcionario, aunque la Semades culpó a ambos.

Guadalajara

Dr Tool fue señalado por dos ex directores del Programa Estatal de Control de Emisiones como el equipo para verificar automóviles que menos cumplía con los estándares técnicos básicos de seguridad para evitar fraudes y abusos; también señalaron que prosperó por la relación ventajosa de su dueño con otro ex director del ramo, Juan Fierro Castro. Pero Arturo Medina Zambrano, titular de esa marca, se defiende: “En realidad no me querían porque se prestaron para una guerra comercial y la cosa era acabarme porque dábamos el precio más bajo del mercado”.

El empresario considera “chismes” e “infundios” la información difundida por MILENIO JALISCO sobre cómo el ambicioso plan de que talleres afinaran y verificaran, impulsado por la antigua Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades) terminó en el descrédito (ver edición del 25 de febrero de 2014), y permitió grandes abusos como el tráfico de hologramas y la simulación de verificaciones, que permanecen a la fecha..

Medina Zambrano explica: “el decreto del programa, con Martha Ruth del Toro en 2008, iba apresurado, por eso a varios de los proveedores de equipo les faltaron cosas, pero de todos modos se les acreditó; eso no quiere decir que hayamos obtenido privilegios; se autorizaron con Nicolás Jiménez y después entró Juan Fierro: dicen ustedes que se nos dieron muchas facilidades y eso es mentira, esa máquina mía tuvo 13 revisiones, y a las otras les aplicaron tres o cuatro a lo mucho, otros eran los favorecidos…”.

— ¿Eso fue en la época de Juan Fierro?

— Exacto, era una presión por el precio que estábamos dando, la presión que hacían proveedores del DF y otros locales […] se va Juan Fierro y se van todos contra mí, porque fui el que más vendí, conozco el mercado y cuido a mis clientes.

— ¿Su equipo tiene la calidad que demanda el programa?

— Sí, todos la tienen, y todos quedaron con cosas a deber; los otros no cumplieron y nunca se les señaló […].

Sustituyó a Fierro Castro la abogada Dulce García, y comenzaron los problemas de Medina Zambrano. Entró en conflicto con su socio de la Ciudad de México, Miguel de la Fuente, a quien la Semades demandó se presentara a responder por el equipo porque este no cubría los requisitos y Medina no quería mejorarlos. A la larga, la Semades dejó la representación de la marca en manos de De la Fuente.

“Falso, simplemente se fueron en contra de nosotros sin ninguna prueba”; esto generó una escalada de tensiones, con dueños de los más de 250 talleres equipados por Dr Tool, en manifestaciones y reuniones; con intervención de funcionarios de la Secretaría General de Gobierno –en particular Mario Reynoso, de Asuntos del Interior- para que se flexibilizara la norma, a lo que se negó la sucesora de Fierro Castro, y diversas demandas judiciales. Medina debió reintegrar el costo de algunos equipos a sus compradores, que se vendían a 82 mil pesos en 2010.

Asegura que ganó los juicios. “Dulce García actuó de manera ilegal, y le gané un amparo; fue el 2304/2011 en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa. Después pedimos a Semades que me diera autorización en virtud de los derechos patrimoniales adquiridos [en la disputa por Dr Tool con De la Fuente], no contestaron, por lo que promovimos un juicio de afirmativa ficta, el cual después de haber ganado el amparo directo 599/2012 ante el Tercer Tribunal Colegiado en materia Administrativa […] el TAE finalmente resuelve procedente la afirmativa ficta obligando a la secretaría a expedir la autorización, misma que ya me expidieron; deberé cumplir ciertos lineamientos y verificaciones para operar con mi antigua marca”.

Ello no cambia la realidad: ya no se vende equipo [la nueva marca de Medina se llama Suny MB 2000] y el programa concebido entre 2007 y 2008 está en sus últimos tiempos por haber fomentado “nichos de corrupción”, según la titular de la Semadet, Magdalena Ruiz; los talleres son “juez y parte” en este esquema inédito en el resto de la república. La consecuencia es la pésima calidad del aire de la ciudad, 82 por ciento por emisiones de autos: no afinan ni verifican dos de cada tres.

“Yo creo que de eso debe responder cada taller, la gente siente la necesidad de ganar dinero y no le llegan clientes, y pues ofrecen el holograma a veces sin cumplir […] si todos verificaran siempre habría clientes, pero el gobierno no promueve”, concluye Medina Zambrano.

Claves

Cronología

- 2007. La entonces Semades plantea la entrada de centros de verificación similares a los del DF, para lograr impulsar el tema de la limpieza del aire metropolitano, pero esa propuesta no es aprobada por el gobernador del estado, Emilio González Márquez, quien pide dar espacio a los talleres locales para que se beneficien con el negocio, luego que han sido el eje de la afinación voluntaria promovida desde los años 90 por el gobierno estatal

- 2008. Se implementa el nuevo Programa Estatal de Control de Emisiones de la Semades, presidido por Nicolás Jiménez Carrillo, que en 2009 será sucedido por Juan Fierro Castro y, en 2011, por Dulce García Bogarín

- 2010. Ante múltiples denuncias de corrupción y de operación defectuosa del sistema cuyo diseño, apoyado por el entonces Instituto Nacional de Ecología, debía ser perfecto —siempre que cubriera el perfil técnico—, es destituido Juan Fierro Castro. Se analizan las normas y se cubren vacíos dejados cuando se implementó el programa de forma apresurada en 2008. Los proveedores entran en crisis pues muchos no suministran las actualizaciones del software y habilitan equipos “hechizos” que no dan seguridad. La marca más señalada es Dr Tool

- 2011. Con Héctor Eduardo Gómez Hernández como secretario se trata de “limpiar” el proceso sumido en denuncias de malos manejos, fraude y extorsión. Se presenta denuncia de los hechos ante la contralora del estado, e incluso una querella penal por el atentado padecido por un empleado de la Semades

- 2013. El nuevo gobierno detecta hasta 40% de talleres con problemas de leves a graves que quitan confianza en la verificación. El promedio de autos afinados en todos estos años no ha pasado de 30%