REPORTAJE | POR ADRIANA MAGALLANES

Maltrato animal, un mal que lacera a los humanos

En México los actos de crueldad y maltrato a los animales son constantes, en ocasiones han sido exhibidos a través de las redes sociales.

En la Procuraduría General de Justicia en La Laguna, desde la puesta en marcha de la Fiscalía, se han presentado cinco denuncias.

"El problema de agresión a los animales compete a toda la sociedad, no sólo a los albergues y rescatistas".
"El problema de agresión a los animales compete a toda la sociedad, no sólo a los albergues y rescatistas". (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

A lo largo de los años mucho se ha hablado del abuso, maltrato y la crueldad contra los animales, algunos de ellos sacrificados para la producción de carne, pieles, entre otros productos, otros utilizados en los espectáculos, unos más en actividades de investigación y laborales e incluso en cultos satánicos, sin embargo también se presentan casos de repudio.

La Comarca Lagunera no ha sido la excepción en este tipo de casos, pues en el 2012 en la Comunidad de Picardías, municipio de Lerdo Durango, un grupo de estudiantes mataron a machetazos a una perra, en abril del presente año en la ciudad de Torreón un perro "Chihuahua" fue atacado a machetazos por un vecino en el ejido San Antonio de los Bravos, provocándoles heridas en la cabeza y en uno de los ojos y recientemente en la colonia Residencial Nazas en donde 15 perros fueron envenenados.

De acuerdo a cifras del INEGI, México ocupa el tercer lugar en maltrato o crueldad animal, sólo el 30% de los 18 millones de perros que existen en el país tienen dueño, mientras que el 70% se encuentra en las calles.

En México no hay una ley federal que regule el maltrato animal y menos que lo sancione, existen leyes estatales y reglamentos municipales en diferentes entidades del país, tal es el caso de Coahuila en donde se cuenta con una Ley de Protección y Trato Digno a los Animales, la cual recientemente tuvo algunas reformas, entre las que destaca la creación de la Fiscalía Especializada para atender casos de maltrato a mascotas.

La Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos contra la Vida, Integridad y Dignidad de los Animales forma parte del organigrama de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), la cual a partir del mes julio entró en funcionamiento y tiene como objetivo investigar los delitos contenidos en el Código Penal, en lo que se refiere al capítulo quinto de los delitos contra la vida, integridad y dignidad de los animales.

Las sanciones por maltrato animal se establecen en el Código Penal y van desde 6 meses a 4 años de prisión y no es delito de prisión preventiva oficiosa, por lo que la persona puede obtener su libertad mientras se sigue el proceso.

En Torreón en 2016 fue aprobado el reglamento de Protección a los Animales, el cual fue bien visto por las Asociaciones Protectoras de Animales, Animalistas, rescatistas y albergues, quienes en su momento manifestaron aseguraron que sería un parteaguas en la región, sin embargo a la fecha aseguran que no ha tenido los resultados esperados al igual que la creación de la Fiscalía.

Érick Albores, representante del albergue "Salvando Vidas", reconoce que existen leyes y reglamentos, sin embargo no se ha aplicado como tal.

“Nosotros hemos hecho denuncias y nunca han hecho efecto y pues mientras no haga efecto y no haya un castigo para la persona va a seguir pasando”.

El problema de agresión hacia los animales, dijo, compete a toda la sociedad, no sólo a los albergues y rescatistas, ya que debe ser un trabajo en conjunto entre sociedad y autoridades.

Aún y cuando existen las instancias correspondientes para presentar una denuncia de maltrato animal, dijo, el proceso por el que tienen que pasar quienes acuden a presentar las quejas es largo, además de que no resuelve.

"Independientemente de que no hay un protocolo, debería seguir un proceso al igual que con los humanos, realizar una necropsia para ver de qué murió el animal".

“En las instancias hasta con una persona cuando pone una denuncia no pasa nada, yo creo que ellos lo ven como si esto es un perro, menos, tenemos denuncias desde hace mucho tiempo y nunca ha pasado nada y mientras vamos a seguir igual”.

José Guadalupe Sánchez, vecino de la colonia Residencial del Nazas y propietario de uno de los perros envenenados, dijo que al acudir a presentar la denuncia ante la agencia del Ministerio Público, presentaron las pruebas de envenenamiento, sin embargo no fueron tomadas en cuenta para llevar a cabo la investigación.

Guillermina Medina Escobar, quien perdió su mascota a causa del envenenamiento, señaló que lamentablemente el daño que se generó en el sector sigue latente debido a la falta de atención de las autoridades.

“No entienden el margen del problema tan grave, porque hay niños que también pueden ser afectados, es urgente porque todavía el riesgo está latente y nos preocupa porque ahí vivimos”.


LMG