Sacrificarían a perro que mató a niña

El can de la raza rottweiller sería “puesto a dormir” por parte de las autoridades sanitarias luego de que mató a Zoé Regina Villa Rodríguez, de cuatro años de edad.

Monterrey

El perro de la raza rottweiler que mató a la pequeña Zoé, de cuatro años, en el municipio de Lampazos, sería sacrificado, informaron autoridades sanitarias.

En el lugar donde ocurrió el ataque a Zoé Regina Villa Rodríguez, su hermanita Ania Mayela y su tía María Elena Mendoza, había otros dos canes, los cuales, junto con el perro agresor de nombre “Yasel”, son vigilados en una unidad sanitaria de Sabinas Hidalgo.

De acuerdo con la Ley de Salud del Estado, los canes deben permanecer por 10 días en cautiverio para que especialistas vigilen su comportamiento. 

Al fin de ese periodo, los especialistas deberán tomar la decisión de devolverlos a sus dueños o sacrificarlos. 

Trascendió que lo más probable es que el perro macho que mató a la pequeña Zoé sea “dormido” eternamente mientras que existe la duda de qué pasará con los otros dos.

El artículo 28 de la Ley de Protección Animal del Estado de Nuevo León señala que “el sacrificio de un animal no destinado al consumo humano sólo podrá realizarse en razón del sufrimiento que le cause un accidente, enfermedad, incapacidad física o vejez extrema, con excepción de aquellos animales que se constituyan en amenaza para la salud; la economía; la seguridad de peatones, ciclistas y conductores en calles, carreteras, autopistas y caminos del Estado (…)”.

Mejora Mayela

Por su parte, la pequeña Ania Mayela fue dada de alta del hospital Universitario el pasado domingo, luego de que ingresara con lesiones graves el 16 de agosto.

La tía abuela de las menores, María Elena Mendoza, salió el mismo sábado del Hospital General de Sabinas Hidalgo.

Las niñas, que nacieron en Laredo, Texas, pero que radican en la colonia Valles de Santa Lucía, en Monterrey, estaban de visita en la casa de su tía abuela en el municipio de Lampazos.

Las pequeñas se bañaban en la alberca, ubicada en el patio de la casa, donde además hay un jardín. Fue precisamente en el jardín donde el perro “Yasel” las desconoció y atacó, primeramente a la pequeña Zoé. Después, su hermana Ania Mayela, de siete años, trató de rescatarla y también fue atacada. Sin embargo, Mayela se lanzó a la alberca, lo que provocó que el perro la soltara.