'Max' debió ser sacrificado y no rescatado: familia de Íker

Luego de que la fundación 'Raúl Julia', rescató al perro para someterlo a rehabilitación se ha generado molestia en la familia del niño de 3 años quien murió en Saltillo luego de su agresión.
'Max' es el primer pitbull en México en ser rescatado de ser sacrificado para ir a rehabilitación.
'Max' fue llevado a Estados Unidos para rehabilitarlo. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

El perro "Max", que agredió y provocó la muerte del niño de 3 años de edad Íker Ulloa, debió ser sacrificado y no rescatado, consideró la abuela del pequeño, Norma Alicia Delgado.

Luego de que la fundación 'Raúl Julia', rescató al perro para someterlo a rehabilitación se ha generado molestia en la familia de Iker, pues al menos otros 10 casos de agresiones por perros de la raza pitbull se han registrado, desde la muerte de menor, y sólo 'Max' fue rescatado.

TE RECOMENDAMOS: Rescatan a pitbull que mató a niño en Coahuila

Solicitó al Procurador de Justicia del Estado, Homero Ramos Gloria, que pida la pena mayor para el dueño del perro.

El dueño del perro no ha recibido castigo alguno, pese a que la señora Norma asegura que el perro era usado en peleas clandestinas por lo que el riesgo de que vuelva a atacar es latente.

Sobre las lesiones que el perro presentaba al momento de su rescate y por las que el activista Raúl Julia demandará al Centro Antirrábico, la ex diputada dijo que no se debe permitir tal demanda y señaló que de ser posible ella misma hubiera despedazado al perro con sus manos.

"Les mentiría si les dijera que lamento que lo hayan maltratado, si estuviera en mis manos a la mejor yo lo despedazaba, no maltrato animales, pero este mató a un niño", expresó.

Llamó al Gobierno del Estado y al Congreso para que se incrementen las penas en contra de quienes utilizan a los perros para peleas clandestinas, que se castigue con cárcel y las penas sean similares a las consideradas como delito federal.

Negó rotundamente que existiera negligencia por parte de la mamá de Iker, pues no es posible que los niños no puedan salir a jugar y deban estar "encadenados" porque hay perros en la calle.

Asimismo solicitó al Procurador de Justicia del Estado, Homero Ramos Gloria, que pida la pena mayor para el dueño del perro y reciba un castigo ejemplar por el maltrato animal y por la muerte de Iker a consecuencia de la agresión del perro "Max".



dcr