Aseguran pericos verdes mexicanos y detienen a vendedores

La Profepa realiza operativo con apoyo de la Policía de Apodaca en el cual pone a disposición del Ministerio Público Federal a dos sujetos.
Está prohibida la venta de este tipo de aves.
Está prohibida la venta de este tipo de aves. (Especial)

Monterrey

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente aseguró cuatro pericos verdes mexicanos que eran comercializados en la vía pública por dos sujetos, quienes fueron puestos a disposición del Ministerio Público Federal con sede en el municipio de Escobedo, Nuevo León, por la venta de  especies en situación de riesgo y por no comprobar la legal procedencia de los ejemplares.

En atención a una denuncia anónima recibida en las instalaciones de la delegación federal de la Profepa en Nuevo León, inspectores adscritos a la dependencia federal acudieron al bulevar Julián Treviño Elizondo, en el municipio de Apodaca, donde constataron que dos hombres comercializaban aves de distintas especies, incluidos los cuatro ejemplares en cuestión, tres de los cuales se encuentran enlistados en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría de amenazada.

La venta de los cuatro psitácidos (3 de la especie Aratinga holochlora  y 1 de la especie Amazona autumnalis, y aves como cardenales, cenzontles y gorriones azules, entre otros, se realizaba sin que los inspeccionados contaran con la documentación correspondiente que acreditara la legal procedencia de los ejemplares.

Dicha acción contó con el apoyo de los elementos de la Policía Municipal de Apodaca, quienes trasladaron a los dos sujetos al Ministerio Público Federal con sede en Escobedo, donde  fueron consignados por la comercialización de psitácidos cuya venta está prohibida.

Inspectores de la Profepa revisaron el estado de salud de las aves y señalaron que los sujetos vendían a los pericos haciéndolos pasar por la especie Catarina, ave endémica del oeste de nuestro país.

La dependencia señaló que ningún ejemplar de ave correspondiente a la familia Psittacidae o psitácido (loros, pericos y guacamayas), cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, puede ser sujeto de aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales.

"Es decir, por ser especies catalogadas en situación de riesgo, está prohibida su extracción del medio silvestre, así como la posesión y  el comercio de las mismas", detalló la Profepa en un comunicado.

Indicó que los pericos y las guacamayas están seriamente amenazados y el tráfico ilegal para el mercado de mascotas, así como la destrucción de su hábitat, son las principales causas del deterioro de las poblaciones silvestres.

"Profepa exhorta a la sociedad a no comprar loros, guacamayas y pericos toda vez que su venta está prohibida".

El artículo 420 fracción cuarta del Código Penal Federal establece que el tráfico ilegal de ejemplares es un delito que se castiga con pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil días multa, y se aplica una pena adicional hasta de tres años más de prisión y hasta mil días multa adicionales, cuando las conductas descritas se realicen con fines comerciales.