Anuncian operativo interinstitucional para recibir peregrinos a Talpa

Poco más de 200 elementos de instituciones federales, estatales y municipales brindarán protección a cerca de un millón de visitantes.
La importancia de esta peregrinación para es tal al grado de que ella depende la sobrevivencia anual de los talpenses
La importancia de esta peregrinación para es tal al grado de que ella depende la sobrevivencia anual de los talpenses (Enrique Vázquez)

Guadalajara

La peregrinación que emprenden miles de devotos procedentes de diversos municipios de Jalisco a Talpa de Allende en Semana Santa, comenzó desde ayer. Las siluetas de los fieles son ya parte del paisaje del tramo que va del kilómetro 30 de la carretera Ameca-Mascota, hasta  Mixtlán y aún por la noche se les puede distinguir por el brillo de sus lámparas que brillan en la oscuridad. “Ya son 8 años seguidos que vengo. Procuro no faltar. Es una manda que prometí un día. Una que no le puedo decir, pero que hace que vuelva acá cada año”, dice Juan mientras se limpia el sudor de la frente y se adentra bajo un sol impío en la brecha rumbo a Las majadas, al lado de ocho de sus colegas agricultores con quienes partió de Ameca la madrugada del sábado.

 

La de Talpa, es una de las peregrinaciones más emblemáticas y de mayor tradición en el occidente del país. Mario Antonio González Peña, síndico de Talpa de Allende, dice que la novedad de este 2014 es que se ha implicado la participación de Los Ángeles Verdes y de Protección Civil estatal, además de cerca de 200 elementos que velarán por la integridad física de los peregrinos, los hay del Ejército, bomberos, Policía Federal y policías municipales propios y de Puerto Vallarta, Mascota, Hostotipaquillo, Arenal, Amatitán, Cuautla, Ameca, San Martín Hidalgo y Cocula. “Habrá grúas ambulancia y la Cruz Roja tendrá su principal sede en la población de Cocinas, tomemos en cuenta que los cerca de un millón de personas que acuden estos días a Talpa, lo hacen a pie”.

 

En palabras de González Peña, la importancia de esta peregrinación para es tal al grado de que ella depende la sobrevivencia anual de los talpenses. “Significa una derrama económica sustanciosa por la venta de productos típicos como sus dulces y por sus servicios restauranteros y de hotelería”. Entre las recomendaciones que hace el funcionario es que la gente que piensa peregrinar se prepare físicamente y acuda con ropa, cómoda.

 

Por su parte José de Jesús Enríquez Flores, del emblemático Santuarío de Nuestra Señora del Rosario, sede de la Virgen de Talpa, dice que en esta época entre 6 y 7 sacerdotes brindan un servicio de confesión constante que la imagen se baja del altar principal a un lugar en donde esté más al alcance de la gente. “No está demás que la gente se prepare espiritualmente, no tiene sentido que vengan sólo a pasear sus pecados”, dice el sacerdote en medio de los primeros fieles que han comenzado a entrar al templo de rodillas.