Familiares ingresan al penal… entre más disturbios

Se informó que la visita es por cinco minutos, al interior de los locutorios del centro penitenciario. 

CADEREYTA

Después de casi 40 horas de no saber nada de ellos, entre golpes, empujones y hasta chorros de extintor y gas, familiares de internos en el penal de Cadereyta ingresaron al inmueble para confirmar que estén bien físicamente.

La autoridad penitenciaria dio la autorización para dar el acceso al Centro de Readaptación, tras el motín que dejó 17 muertos.

TE RECOMENDAMOS: Fasci asume responsabilidad de fuerza letal en penal de Cadereyta

Rodeado por equipo antimotines, unos 300 familiares de internos del Cereso estaban atentos para entrar luego de permanecer desde la noche del lunes - cuando iniciaron los disturbios- haciendo fila, aunque habían ingresado apenas unos cinco de ellos.

Ante la tardanza y lo lento del proceso de ingreso, los familiares empezaron a empujar el portón principal del centro penitenciario y a tirar piedras a los uniformados

“Hijos de la chingada déjennos entrar”, gritó una familiar de uno de los internos dirigiéndose a los funcionarios del penal que estaban apostados en el acceso principal.

Las piedras, tablones y botellas de plástico de refresco y de agua, empezaron a volar cuando, desesperados, los familiares exigían que se les dejara acceder al inmueble para confirmar que sus parientes internos estuvieran físicamente bien.

EXIGEN INFORMACIÓN… Y AL BRONCO

Familiares de reos que permanecieron afuera del penal de Cadereyta condenaron la falta de información por parte del Gobierno del Estado y la ausencia del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, por lo que exigieron que diera la cara.

José García González, quien tiene a su hijo de nombre José internado, narró que vio en una fotografía en los periódicos y creyó que se trata de su familiar.

"Fui a buscarlo al Universitario, pero no estaba en la lista... el temor que tenemos es que les puedan hacer algo (dentro del Penal) con el número de interno que les demos", relató.

David, vecino del municipio de San Pedro, afirmó la importancia de que el mandatario estatal estuviera acompañando a los familiares de los internos

“Yo creo que sí es importante que venga, pero no creo, si eso fuera ya hubiera venido a aplacar todo este desmadre, ya son tres días, ya si no es él que mande a un representante", dijo.

Herminia Rodríguez Garza, vecina de la colonia Lázaro Cárdenas, en Cadereyta, señaló: "Estamos pidiendo que pongan la línea (telefónica) para que se comuniquen con nosotros porque en la lista de muertos y heridos no está mijo, quiero ver a mi hijo.

“Desde ayer (martes) que estoy aquí… pero dónde está el Bronco, que dé la cara, que venga, que así como está haciendo su campaña nos está abandonando, él aparece rise y rise saliendo en la tele; quisiera tenerlo enfrente para decírselo en su cara".

Israel Campos, quien tiene a dos familiares, uno de ellos asesinado, estuvo también afuera del penal, esperando entrar.
“Que nos dejen pasar para que vean la masacre que mandaron hacer. Que nos diga que están bien por lo menos”, comentó.

Dispersan a familiares

Al no permitir el paso de un grupo de celadores en el cambio de turno, los familiares que se encuentran en el exterior del penal de Cadereyta fueron desalojados con gas y balas de salva.

Aproximadamente a las 19:30 llegaron varios camiones con personal del penal y camionetas de Fuerza Civil, a quienes familiares les impidieron el paso al centro penitenciario.

Sin embargo, los elementos policiacos que se encuentran en el lugar utilizaron gas y dispararon con balas de salva para poder hacer que se retiraran de la puerta y permitir el paso de las unidades policiacas. 

Los familiares respondieron quemando basura y lanzando palos y piedras. 

Poco antes de las 20:00 se permitió el acceso de los familiares de cinco en cinco, por lo que la situación se calmó por momentos.