Protesta en penal deja ver mentiras de Jaime, acusa PAN

Arturo Salinas dijo que es ilógico que los reclusorios estén controlados por los mismos reos, situación que se constató durante la protesta de ayer en el penal del Topo Chico.
Los disturbios se presentaron este lunes por la tarde en el penal del Topo Chico.
Los disturbios se presentaron este lunes por la tarde en el penal del Topo Chico. (Roberto Alanís)

Monterrey

Las protestas de reos ayer lunes en el penal del Topo Chico dejaron al descubierto la debilidad institucional que padece el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, ya que accedieron a las peticiones de los internos en el único lugar que se supone debe tener controlado la autoridad, consideró Arturo Salinas.

El diputado y coordinador de la bancada del Partido Acción Nacional, en el Congreso local, expresó que es ilógico que haya protestas y disturbios dentro de los penales.

Agregó que lo lógico es que fueran centros de readaptación donde el control total lo tenga el Estado y así evitar este tipo de situaciones.

"Pues lamentable, seguimos con el descontrol en la seguridad, los penales como hemos dicho muchas veces, son un foco rojo en Nuevo León, desde que inició el gobierno de Jaime Rodríguez hemos tenido problemas con los penales y finalmente estamos viendo que una vez más tenemos riña, motines y cuestiones violentas dentro de los penales que hablan de la falta de control y seguridad que tiene el Estado sobre el único lugar donde debe de tener total control y total seguridad.

TE RECOMENDAMOS: Por quinto mes consecutivo, hay disturbios en penales de NL

"Habla de una debilidad institucional, los penales son el único lugar donde el Estado tiene total control, porque los derechos, finalmente de los presos están suspendidos y están en un control total del Estado, acceder a presión de los propios internos de lo que habla es de una debilidad institucional y vendrán más presiones y vendrán más situaciones que se puedan lamentar", dijo.

MILENIO Monterrey publicó que el rumor de que un integrante de un grupo criminal de apodo 'Kakino', tomaría el control del penal del Topo Chico y derivó en la protesta de los más de tres mil internos.

La protesta inició en medio de la revisión de esta mañana realizada por autoridades para cerciorarse de que los internos no tuvieran objetos prohibidos.

Los internos quemaron colchones y otros objetos, mientras que otros treparon al techo para mostrar mantas y pancartas para exigir que el citado delincuente se fuera del Topo Chico.

"No resulta sospechoso, resulta ser una mentira como todo lo que este gobierno nos cuenta en materia de seguridad y muchas otras cosas, siempre sus versiones son contrarias a lo que señalan los hechos y esta es una más de las cosas que tenemos que lamentar porque la administración de Jaime Rodríguez trata de venderlos una situación que es irreal", comentó Salinas.