Como peces en el agua del balneario

Leoneses disfrutan del asueto en balnearios sin importar las temperaturas
Leoneses disfrutan asueto
Leoneses disfrutan asueto (Arturo Andrade)

León

Banda La Tronadora toca "... podría regalarte el paraíso si tú me lo pidieras, llenarte de caricias y dulzuras el tiempo que tú quieras". No es coincidencia que la canción se llama Como Pez en el Agua. Es un tema de La Arrolladora Banda El Limón, que hoy se apropió el conjunto de Loza de Los Padres para amenizar en el Balneario Santa Cecilia. Como si hiciera falta ponerle más ambiente a la fiesta de agua, comida, bebida y familia.

Estamos a 35 grados centígrados a la sombra pero nadie parece notarlo. Es la 1:00 de la tarde y la gente sigue llegando. Traen cubetas con comida y platos desechables. Grandes bolsas con bolillo, jamón, atún, tostadas, salsa picante y refrescos. Han cargado hasta con el salero. Ya no hay una sola mesa desocupada pero acomodan sus manteles y toallas en cualquier sombrita. Lo de menos es estar apretados.

Verónica Díaz, encargada del recinto acuático dice que el viernes santo llegaron unas mil quinientas personas y hoy esperan una cantidad similar. Lo mismo el domingo. "Hay quien viene todos los días", revela uno de los salvavidas de semblante serio, que no quita los ojos de la alberca que le toca vigilar.

La moda tampoco es tema. Se vale la playera del Barcelona patrocinada por Peletería Aragón, el camisón de Piolín o el brasier debajo de la blusa. El cartel en la entrada habla de traje de baño como obligación, pero deja abierta una rendija muy grande cuando admite "shorts".

Es sábado de gloria. Todos están de descanso y hay tiempo para convivir. También hoy juega el León, así que siempre podrá ser tema a tratar en la tertulia.

En el Santa Cecilia no permiten entrar con alcohol, pero ahí lo venden. Las cervezas son las más buscadas. Ramiro admite que ya se ha tomado "como dos caguamas", pero apenas es el inicio. Viene de la colonia 10 de mayo. Trae un short y unas chanclas que hace mucho vieron mejores tiempos. Observa absorto a su hermano Jasiel, quien ha estado perfeccionando sus clavados. Toma vuelo, suspira, se eleva y se lanza en una pirueta hacia atrás. En ejecución los jueces olímpicos le habrían dado un 8, pero restado tres o cuatro puntos por sacar tanta agua. Tiene 10 años y sueña con ser clavadista. Habla de dos destacados deportistas mexicanos. Cita a Germán Sánchez y Yahel Castillo, lo que le da credibilidad a su dicho.

Doña Julia sigue picando jitomate. Tiene prisa, como si la estuvieran esperando, aunque todos sus hijos están en la alberca. Es la inercia del ama de casa que se apresura para tener lista la comida. Dice que no piensa meterse a la alberca. "No traje traje", se excusa y se ríe porque le hace sentido repetir las dos palabras. "Traje, traje", se celebra. Ya avanzada la plática dice que lo va a pensar porque "a estas alturas a una ya no le importa el cuerpo", confiesa. Parece que ya lo tiene planeado, trae un short y un traje de baño ochenterísimo abajo, pero en buen estado.

Seguro al rato, aunque sea se acerca "a mojar los pies".

Bajo un árbol y cobijados por la misma toalla, Paty y Hugo han estado hablando de sus planes de boda. Sonríen, ella más, cuando se les pregunta sobre su noviazgo. Tienen 2 años juntos y este es el primer paseo familiar al que él se suma. De alguna manera le han dado una señal de aprobación, pero piden que no haya foto ni se escriban sus apellidos. En un mes o dos, cuando él se instale en un mejor trabajo, podrán dar la noticia a los familiares. Mientras tanto no han dejado de abrazarse. A unos metros están los suegros comiéndose unas tostadas de atún, aunque de eso todavía no le han invitado a Hugo.

En la parte de atrás del balneario hay una cancha de futbol donde domina un equipo. Es lógico, están jugando 9 contra 7 y el portero del equipo menor es un niño que apenas alcanza a tocar el travesaño. En 3 minutos recibe dos goles, pero nadie pide su cambio.

La Tronadora no ha dejado de tocar. En la pista hay solo una pareja bailando, pero ellos se saben exitosos porque, si uno se fija bien, en la alberca la gente sigue el ritmo. Es como una coreografía lista para el video musical alterno de Como Pez en el Agua.