El payaso, un gran observador de la realidad

"Chicharito" lleva 30 años entreteniendo a la gente. Señala que esta profesión es seria, pues no cualquiera tiene la virtud de contar algo ágil y veloz, él dice monólogos de lo que se vive.
Su público principal son los niños, aunque también tiene shows para adultos.
Su público principal son los niños, aunque también tiene shows para adultos. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

De pequeño, los payasitos del barrio donde vivía Juan Carlos Fournier, lo pedían prestado a su mamá para llevarlo a trabajar. Era un niño de algunos 10 años de edad cuando se comenzó a juntar con otros payasitos, desde entonces, disfrutaba de entretener a las personas con las ocurrencias que sólo un chico de esa edad podría tener.

Hoy, tiene 40 años y es mejor conocido como "Chicharito". Así lo bautizó un payasito de Gómez Palacio, conocido como "Pin Pon", y le pusieron así porque era el más pequeño en "la bola".

De niño, no sabía qué quería ser de grande. Pero hacer reír a sus amigos de la primaria y de la secundaria, era algo que le gustaba mucho.

"Los pequeños cuentan que ponen alrededor del Niño Dios soldaditos, porque ya lo quieren levantar".

"Ahora sí que ser payaso es algo muy serio", comenta, pues no cualquiera tiene la virtud de contar con una mente ágil y veloz, que le permita improvisar desde el mismo aire.Llegó a trabajar en los camiones cuando necesitaba dinero, "cuando andaba de vaguillo", dice. 

No se burla de la gente, pero sí cuenta monólogos de lo que se vive en la realidad, se acuerda de repente de algo y lo transforma en una broma, en una ciudad,con una vida que es peligrosa. Su público principal, los niños,está también empapado de esta realidad y aunque son fibras sensibles, se ha percatado que ellos también juegan con esta realidad.

"Por ejemplo, los pequeños cuentan que ponen alrededor del Niño Dios soldaditos, porque ya lo quieren levantar. Ahora sí que si no hubiera niños, no existirían los payasos".

Y cuando los padres no entienden los chistes, son los niños los que explican todo. Aunque eso sí, tien eshows para niños y para adultos.El aprendizaje de "Chicharito"ha seguido la pauta de cada uno de los eventos en los que ha participado.

Se contagia de la risa de la gente y esto lo estimula para poder seguir haciendo reír. Juan Carlos terminó la preparatoria y estudió Comunicación, aunque no terminó la carrera. Pero a final de cuentas, la comunicación se da en múltiples niveles ydesde diversas plataformas.

En su caso, siendo un payaso que en sus interpretaciones procura siempre dar un mensaje o algún consejo para poder dar una orientación.Su maquillaje tiene la misma forma, casi siempre, aunque la base es igual, puede hacer cambios en alguna rayita o en algún color.

"Hago que se desconecten de su mundo, porque la vida nadamás es una".

Utiliza bases que tienen un costo de 150 pesos en promedio, colores, frascos chicos, medianos, grandes. Así como delineadores de todos los colores, brillos, lápices labiales y hasta plumas para escribir, conlas cuales se hace unos puntitosblancos.

Una nariz roja que transforma la propia naturalmente recta, ligeramente aguileña. Vestuario colorido,brilloso, así como varios pares de zapatotes de payaso, o bien,otros de brillito para los eventos"elegantes", al igual que varias pelucas, integran su guardarropa.

Con las pelucas puede interpretar estereotipos. Se pone una rubia y larga, y ya es "La Güera", interpretando a una joven "fresa" y adinerada o que se las da de "muyacá", "claro sin faltarle el respeto a las güeras, porque no todas son iguales".

El payaso es entonces un gran observador de la realidad. Se puede dar el lujo de interpretar todo lo que ve, todo lo que escucha y sobre todo, tiene la gran habilidad de poderlo modificar, reinterpretar y trasladar al lenguaje complejo del sentido del humor, que las señoras disfrutan más.También tiene que saber de música, cantar, bailar y tener una serie de habilidades para poder entretener a la gente yhacerla reír.

“Los hago que se desconecten de su mundo, porque la vida nadamás es una. Nosotros mismos a veces salimos a divertir y a veces no sabemos si vamos a regresar”, señala.

"En nosotros están los cambios"

Y esto es algo que la gente debe de tomar en cuenta, que a pesar de los problemas, la vida es una sola y puede ser como las carreteras, ver un bache, esquivarlo o no, caer y aprender de la caída pero sobre todo, levantarse siempre.

Para Juan Carlos Fournier, lo mejor en su vida ha sido ser padre. Tiene dos hijos, Carlos y Alicia. Otra anécdota que recuerda mucho es cuando en una ocasión, tenía que abrir el espectáculo de Adrián Uribe en la Feria de Gómez Palacio, sin embargo, este comediante tardo dos horas y media en aparecer.

“Yo ya no sabía ni que hacer. De antemano yo no llevo la maleta porque es un momento nada más el que estoy en el escenario. Pero esa vez, entre chistes, música y cantando, logré entretener a la gente. El mismo Adrián Uribe me hizo un reconocimiento y recibí un aplauso de pie, aunque la gente ya andaba medio desesperada”.

También ha ganado premios como un primer lugar en muñecos de ventriloquía en uno de los congresos a los que ha asistido, aunque no es asiduo. Además obtuvo el segundo lugar en actuación individual en Ciudad Juárez, dentro de un festival a nivel internacional.

“Éramos 38 participantes. El que me ganó traía una estructura y más bien se la dieron por todo el relajo que armó ahí”, mientras que “Chicharito” se aventó el round con improvisación.

“La vida pasa, pero de eso, 99 por ciento nosotros lo hacemos que pase. En nosotros están los cambios y si nos proponemos que nos vaya bien, nos va a ir bien”, concluye a la vez que da los últimos toques a su maquillaje, antes de salir a dar un show particular.