Patrocinio, más allá de la 'zona de exterminio'

A pesar no estar lejos de San Pedro, el ejido ahora lucha con la imagen que se le fue asignada después de los hallazgos, sin embargo sus habitantes tratan de continuar con su vida diaria. 
La zona de hallazgos se encuentra alejada del sector residencial del ejido.
La zona de hallazgos se encuentra alejada del sector residencial del ejido. (Brenda Valles)

San Pedro, Coahuila

A solamente dos kilómetros de la cabecera municipal de San Pedro, se encuentra el Ejido Patrocinio, lugar mundialmente conocido luego de que en algunos terrenos fueran localizados miles de fragmentos de restos óseos. 

El ejido fue llamado “zona de exterminio”, lo cual hizo creer a la población que el lugar era peligroso o que los restos habían sido encontrados prácticamente a metros de las casas.

En general, hay un ambiente tranquilo, una imagen muy diferente a lo que se creyó luego de que aparecieran los restos humanos.

La realidad es otra, los hallazgos se realizaron en la parte más alejada del ejido, entre mezquites y en páramos desolados, la extensión donde las casas se encuentran no abarca más de 6 cuadras. 

A pesar de encontrarse tan cerca de San Pedro, Patrocinio es completamente diferente a la ciudad, ahí entre calles sin pavimento, un kinder y una escuela primaria, los habitantes mantienen sus costumbres religiosas y por ser temporada de cuaresma, en las tardes ponen un crucifijo en la banqueta.

Los camiones de las maquilas llegan al ejido durante todo el día y recogen al personal, el lugar es tranquilo y callado, a la orilla pasa un pequeño canal de riego en el que los niños se mojan los pies o se meten todos, ya que el agua sólo les llega hasta las rodillas.

Así es la vida del ejido Patrocinio, un lugar que es más que una zona de exterminio, un ejido con gran extensión territorial pero muy poca mancha urbana, dividido solamente por una calle de otros dos ejidos, en donde habitan niños, jóvenes, adultos y ancianos en tranquilidad, viviendo del campo o de las maquilas. 


rcm