Suspenden paseo en canal de la Cortadura

Pese al anuncio hecho a lo largo de la semana, la actividad no se realizó este sábado pues carecían de aditamentos de seguridad para los pasajeros.
Este fin de semana se pondrían en marcha los recorridos en el Canal de la Cortadura cosa que no sucedió.
Este fin de semana se pondrían en marcha los recorridos en el Canal de la Cortadura cosa que no sucedió. (Yazmín Sánchez)

Tampico

El paseo de lanchas en el Canal de la Cortadura no arrancó como se había dicho entre semana, personal que se hace cargo del recreativo aseguró que no llegó el equipo de seguridad para las embarcaciones, por lo que este sábado sólo hubo eventos culturales.

El sábado el paseo tuvo la misma actividad que desde hace dos meses que se concluyeron los trabajos, gente que acude a hacer ejercicio y pocos visitantes con fines recreativos.

Pese al calor no había niños ocupando las fuentes donde está permitido bañarse, como en otras ocasiones.

Entre semana el administrador del atractivo, Eugenio Gama, dijo que este sábado arrancarían los paseos en una de las dos lanchas que se compraron para dar vida al Canal de la Cortadura, sin embargo estas lucían amarradas en su muelle y se les habían instalado cintas amarillas que prohibían el paso.

En la oficina del administrador sólo se encontró a los trabajadores que dan mantenimiento al lugar, uno de ellos informó que las lanchas no se habían puesto en función, pues el equipo de seguridad no había llegado, aunque confirmó que sí había la intención de poner una embarcación a funcionar.

“Si iban a funcionar pero no llegó el equipo de seguridad y así no se puede prestar el servicio, lo que se sabe es que por la tarde habrá unas funciones, algo que tiene que ver con cultura pero no se nos ha informado bien”, aseguró el trabajador.

Según había explicado el administrador, Eugenio Gama, las lanchas eran supervisadas por Capitanía de Puerto, autoridad federal que había marcado todos los lineamientos a seguir en su operación, que incluía como en todas las embarcaciones el uso de chalecos salvavidas.

El sábado por la mañana apenas unas 50 personas caminaban por el lugar, muchas de ellas formaban parte del registro de un programa federal, que se hacía en el aún vacío mercado Ávila Camacho.