Amedrentan a inconformes por Paseo Universitario

Vecinos de la calle Fanny Anitúa, la cual será clausurada durante el proyecto, señalaron que el Ayuntamiento de Durango va contra quienes se manifestan por las condiciones de esta obra vial. 

Durango

Vecinos que se encuentran en contra del cierre de la calle Fanny Anitúa como parte del proyecto Paseo Universitario, fueron amedrentados por el gobierno municipal de Durango y declararon que están siendo vigilados.

Vinay mencionó que los habitantes de la privada Dolores del Río no participaron en las encuestas realizadas para saber su opinión. 

Ivette Vinay, habitante de la zona, comentó que le preocupa que se contrapuntea a los ciudadanos haciendo versiones públicas para contrarestar las quejas que se realizan de la obra.

Ejemplificó que han hecho declaraciones públicas de líderes estudiantiles que en realidad no fueron entrevistados, incluso que ella los consultó y negaron haber sido contactados.

Dijo que no entiende cuál es la estrategia o el fondo del proyecto, por lo que el alcalde de Durango, José Ramón Enríquez Herrera, genera enemistades con los ciudadanos al amedrentarlos y asustarlos con la sensación de espionaje.

Por lo que respecta a las personas que se encuentran a favor o en contra de Paseo Universitario, dijo que se han tomado en cuenta 10 viviendas que se ubican en la calle Fanny Anitúa aunque aseguró que 6 propiedades son de un mismo dueño.

Expresó que el director de Obras Públicas de Durango, Humberto Rosales Badillo la contactó pero hasta que ya se habían hecho públicas las declaraciones al comienzo de las manifestaciones.

"Ni a los habitantes de la colonia Los Ángeles ni de la calle Venecia, Nápoles y San Roque que convergen a Fanny Anitua se les tomó en cuenta".

Cuestionó sobre la medida de aprobación o de rechazo del proyecto, porque se instaló en la Plaza de Armas un sondeo ciudadano para los ciudadanos en general. O con todos los colonos del lugar. Entonces ya no se sabe cuál será el mecanismo de diálogo.

Finalmente señaló que fueron orientados por un especialista en ingeniería, quien explicó que al aumentar la carga vehícular del bulevar Dolores del Río, afectarían los tubos de drenaje de la acequia. 

rcm